Prácticas sexuales de riesgo. David Paricio – SidaStudi

Prácticas sexuales de riesgo. Entrevista con David Paricio | SidaStudi

Prácticas sexuales de riesgo. Entrevista con David Paricio | SidaStudi

David Paricio: “La penetración anal sin condón/preservativo es la práctica en la que hay más riesgo de transmisión de VIH

David Paricio director de SidaStudi, entidad creada el año 1987 con el objetivo de informar y formar en materia de prevención del VIH/SIDA, responde a algunas cuestiones sobre prácticas sexuales, fluidos corporales, juegos y juguetes sexuales que pueden considerarse de mayor riesgo para la transmisión del VIH.

por HBakkali

…………………………….

¿Qué factores deben darse para la transmisión del VIH?

Para la transmisión del VIH deben darse dos condiciones: la presencia de un fluido corporal potencialmente transmisor, hablamos de sangre y flujo vaginal en las mujeres y sangre y semen en los hombres. Por otro lado, debe haber una puerta de entrada al otro organismo. Esto tiene que ver con que el virus tiene que llegar al torrente sanguíneo de la otra persona. Por ello, hay prácticas sexuales, como pueden ser la penetración vaginal o la penetración anal sin preservativo, en las que a pesar de que una de las dos personas sea seropositiva no se ha producido transmisión. Cuando no se produce es porque realmente el virus no llega al torrente sanguíneo de la otra persona. En cuanto al líquido preseminal, no hay evidencia científica que permita ni descartarlo al 100% de la lista ni incluirlo como un líquido realmente o potencialmente transmisor.

¿Cuáles serían los líquidos más infecciosos?

El hecho de que un fluido corporal sea más o menos infeccioso en relación al VIH depende de la concentración del virus (número de copias) en dicho fluido. De más a menos infecciosos, hablaríamos de la sangre que sería el más infeccioso, después vendría el semen y finalmente, el flujo vaginal. Muy por debajo podríamos hablar del líquido preseminal. Otro tema a tener en cuenta es la menstruación. Mantener relaciones sexuales en ese momento implicaría estar ante dos líquidos potencialmente transmisores: la sangre y el flujo vaginal. La sangre es mucho más infecciosa que el flujo vaginal, con lo cual habría mayor riesgo de infección para la persona que penetra.

¿Cuáles son las prácticas sexuales que pueden conllevar mayor riesgo de transmisión del VIH?

La penetración anal sin condón/preservativo es la práctica en la que hay más riesgo de transmisión de VIH, pero siempre para la persona que recibe la penetración, ya que hablamos del segundo líquido con mayor capacidad de infección: el semen; y de la mucosa más débil: el interior del ano. La segunda práctica de mayor riesgo sería la penetración vaginal sin condón/preservativo para la persona que recibe la penetración. En este caso, hablaríamos del semen también como líquido potencialmente transmisor y la mucosa del interior de la vagina, que no es tan débil como la del interior de ano, ya que el flujo vaginal actúa como elemento protector para que no se produzcan microfisuras.

La tercera, ¿cuál sería?

La tercera práctica sería la penetración vaginal sin condón/preservativo, para la persona que pone el pene. Si la mujer es seropositiva el virus entra en el hombre vía flujo vaginal a través de la mucosa del glande, ahí pueden hacerse microfisuras que permitirían entrar al virus en el organismo. Muy por debajo, tendríamos la práctica del sexo oral sin protección, en la cual el riesgo lo tiene solo la persona que pone la boca. Hablaríamos del semen o el flujo vaginal que entraría en contacto con la mucosa del interior de la boca. La transmisión es muy difícil en la boca.

¿Habría alguna práctica más que supusiera peligro de infección?

Se podría también hablar de otras dos prácticas. Por un lado, la práctica en parejas homosexuales mujeres: vagina con vagina. Es una práctica en la que no se conocen casos de transmisión, pero técnicamente podría producirse ya habría presencia de un líquido potencialmente transmisor que sería el flujo vaginal y de una mucosa que sería el interior de la vagina. Y finalmente, la penetración anal para la persona que pone el pene. Se produciría solo si por el roce de la penetración, por no utilizar lubricante de manera adecuada, en el ano se produjeran fisuras que dieran lugar a sangre. En este caso la sangre como líquido potencialmente transmisor podría entrar por la mucosa del glande. Ni los besos ni la masturbación pueden considerarse prácticas sexuales de riesgo, ni aún llegando a la eyaculación, en el caso del hombre.

¿Tragar el semen o flujo vaginal puede transmitir el virus?

El riesgo no existe si el VIH llegara al estómago (donde sería eliminado) sino que el problema de tragarse el semen o el flujo vaginal es que el virus, si está presente, tendría más contacto de superficie de mucosa por donde podría encontrar una entrada al torrente sanguíneo. Tragándolo o solo con el contacto en la boca, podría conllevar riesgo de transmisión. En el cunnillingus habrá menos riesgo que en la felación porque el flujo vaginal es un líquido menos infeccioso.

Pero tampoco hay que bajar la guardia en este caso, ¿no es así?

El tema del sexo oral es muy controvertido. Entraríamos en la diferencia entre la información técnica o empírica y la información práctica. No se conocen casos explícitos de transmisión por sexo oral, eso no quiere decir que no exista un riesgo potencial. Se dan los dos elementos imprescindibles: líquido transmisor-puerta de entrada. Es difícil encontrar parejas que solo mantengan prácticas de riesgo a nivel de sexo oral y en este caso sí que habría mucho más riesgo en el caso de una felación que en el caso de un cunnilingus.

¿En qué grado el uso del condón previene de la transmisión del VIH?

El preservativo utilizado correctamente evita la transmision del VIH en todos los casos. Existen preservativos para pene y para vagina. No se pueden utilizar los dos al mismo tiempo porque el roce de plástico con plástico los podría romper y además no es necesario. El VIH no puede pasar a través del preservativo, la transmisión no se puede producir a través del látex. El condón también evita la transmisión en el caso de felación. Aquí hablaríamos de dos líneas: una es el riesgo cero (a pesar de que nunca existe al 100%) pero si se quiere evitar en el máximo de lo posible, el preservativo siempre tiene que estar colocado antes de cualquier contacto entre pene-vagina, pene-ano o boca-pene, para evitar el líquido preseminal. En el caso del cunnilingus el riesgo cero o la búsqueda de riesgo cero pasa por la utilización de bandas de látex, también antes de cualquier contacto entre boca y vagina.

¿Y cuál es el riesgo?

El preservativo funciona, es efectivo al 100%. El único riesgo es que el preservativo se rompa. A pesar de eso está demostrado que aunque se haya roto, evita más la transmisión que si no se hubiera utilizado, pero hay que ser muy conscientes que hay personas que no siempre van a utilizar el preservativo. Destacar, también que los preservativos de poliuretano para personas alérgicas al látex son igual de eficaces.

¿Cuándo pueden comportar peligro de transmisión los juguetes sexuales?

Solo hay riesgo si se comparten entre personas. Si se utiliza solo con la propia pareja no hay ningún riesgo. Si ese juguete se comparte entre distintas personas, la manera de evitar el riesgo es colocando un preservativo, sobre todo en el caso de dildos. Y siempre cambiar el preservativo al cambiarlo de persona. En el tema de los juguetes se tiene que ver si hablamos de la vagina o el ano. En el caso del ano, no va a ver presencia de ningún líquido transmisor a no ser que se produzcan heridas. En el caso de la vagina, el juguete sexual intercambiado entre dos mujeres llevaría el flujo vaginal de un cuerpo a otro, ahí es donde estaría el riesgo.

En los casos de mantener relaciones sadomasoquistas, ¿cuáles son las principales precauciones?

En el caso de que haya presencia de sangre, y es importante dejar claro que no siempre se produce, habría que evitar su contacto con las mucosas.

¿Padecer VIH hace más susceptible a la transmisión de otras Enfermedades de Transmisión Sexual?

Las Infecciones de Transmisión Sexual que favorecen la trasmisión del VIH son aquellas que provocan ulceraciones o alteraciones en la mucosa, porque en lugar de hablar de una microfisura estaríamos hablando de una herida (algo así como una autopista de cuatro carriles para los virus). El hecho de que una persona esté infectada por el VIH hace que el sistema de defensas sea más débil. Por lo tanto, si ha conseguido que la persona tenga el sistema de defensas más debilitado, tendrá más números de padecer cualquier infección, sea de transmisión sexual o no.

¿De qué manera el VIH puede afectar a la vida sexual de la persona portadora?

La sexualidad se ve afectada y en mucho en el momento que se conoce el diagnóstico de VIH. Hay un debate interno en la actualidad sobre el hecho de hacerse la prueba o no. Hay datos empíricos que demuestran que el conocer cuanto antes que hay infección mejora en mucho todos los pronósticos a nivel farmacológico y de resultados. Hay otra parte del discurso que SidaStudi no comparte, que es que el saber que se es seropositivo va a hacer que no se infecte a otras personas. En una relación consentida entre dos personas sin preservativo, existe una responsabilidad compartida. Algunas personas seropositivas lo llevan, afortunadamente, bien. Disfrutan de su sexualidad independientemente de su estado serológico. Existen parejas sirodiscordantes, donde una de las dos tiene el VIH y tienen una vida sexual satisfactoria. En el otro extremo estarían las personas que renuncian a volver a mantener prácticas sexuales porque no quieren asumir esa responsabilidad.

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

…………………………….

Otras publicaciones relacionadas

¿Qué es el VIH y qué es el SIDA?Enfermedades de Transmisión Sexual¿Cuánto pueden tardar en manifestarse las ETS?

…………………………….

Enlaces de interés

SidaStudi

Nuevas estrategias para mejorar la participación de trabajadoras sexuales en estudios sobre el SIDA.

Una vacuna terapéutica del SIDA controla temporalmente la replicación del VIRUS.

Tratar contra el VIH justo después de la infección retrasa los daños sobre el sistema inmunológico y reduce el riesgo de transmisión.