Francisco Javier Paniagua: “Debería existir una estrecha asociación entre la comunicación y la salud para contribuir al bienestar de la sociedad”

20140418-120625.jpg

«Las redes sociales ayudan a la creación de comunidades en torno a la salud. Organizaciones profesionales que intercambian información y formación, de asociaciones de pacientes y enfermos y, por tanto, contribuye a facilitar la comunicación entre ellos. Además, las redes sociales se han convertido en una herramienta potente para programar campañas de difusión sobre salud y promoción de la salud…»

Francisco Javier Paniagua. Profesor de Comunicación Institucional y Empresarial en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga

…………

Entrevista realizada por Houda Bakkali

Una información saludable, ¿qué criterios debe seguir?

Una información saludable debería centrarse en contribuir al bienestar de la sociedad y, por tanto, en ella debería predominar la información preventiva, la difusión de los avances e investigaciones científicas sobre enfermedades y tratamientos médicos, etc. En los últimos años, la información sobre salud se ha centrado en exceso en los costes de la salud pública y la privatización del sector. Esos costes se pueden evitar de muchas maneras, sin perjudicar la calidad de vida de las personas, por ejemplo, con un gran esfuerzo en la comunicación para prevenir enfermedades. Entiendo que los criterios periodísticos, aquello de número de personas afectadas, hecho extraordinario, lo conflictivo, la inmediatez, etc., pesa en la decisión de lo que es y no es noticia. Pero eso no quita que informar sobre hábitos saludables, por ejemplo, sea excluyente. A veces, incluso en el enfoque de la noticia se puede trabajar en una información que podríamos llamar positiva que promueva la calidad y el bienestar entre la sociedad. Además, hay otros cana- les como Internet, están las redes sociales, determinados formatos de programas en radio y televisión, etc.

Resumiendo, ¿de qué criterios hablaríamos?

Criterios profesionales y alejados del sensacionalismo, huyendo de titulares y noticias que generen falsas expectativas a la sociedad. Y, por supuesto rigor, veracidad, separar información de opinión y de publicidad, objetividad, protección de la imagen…, es decir Periodismo, profesionalización y profesionalidad.

¿Qué papel considera que tiene la comunicación en salud?

Creo que debería existir una estrecha asociación entre la comunicación y la salud para contribuir al bienestar de la sociedad. En mi opinión, gran parte del esfuerzo comunicativo llevado a cabo por cualquier organización que trabaje en el campo de la salud debe centrarse en la prevención de la enfermedad, la protección de la salud. En general, podríamos decir, que en los últimos años se ha producido un incremento constante de la presencia de noticias sobre salud en los medios de comunicación y la mayoría de las informaciones están relacionadas con determinadas enfermedades, investigación científica y avances, tratamientos médicos y crisis sanitarias. Recientemente. han surgido formatos televisivos y radiofónicos, y también en Internet, cuyo objetivo es informar sobre hábitos saludables y promoción de la salud, pero rara vez encontramos esta información en informativos. Desde hace algún tiempo también el debate de la salud pública-privada se ha colado en la agenda informativa y las diferentes reflexiones sobre las consecuencias. Echo en falta más trabajos sobre educación y salud en los medios.

La importancia del titular cuando hablamos de salud, ¿qué debemos cuidar a la hora de elegirlo?

La mayoría de los lectores no profundizan en la noticia, por lo que a veces el titular es lo único que perciben. Es importante que el titular garantice la comprensión de la información y sea claro. Y por supuesto, el titular debe alejarse, como el resto de la noticia, de sensacionalismos, de engaños y de crear falsas expectativas. En el caso de la salud es fundamental que un titular no genere confusión o incentive comportamientos equívocos.

Periodismo, sensacionalismo y salud, ¿un mal crónico, una adicción evitable, un negocio necesario?

Un negocio innecesario. Información sobre prevención y cuidar la calidad informativa debe predominar al negocio. Debería existir una estrecha asociación entre la comunicación y la salud para contribuir al bienestar de la sociedad.

Internet y salud, ¿cuáles son los pros y cuáles los contras?

Nadie duda de la revolución que ha supuesto Internet en el desarrollo de la información. Incuestionablemente el medio más importante en transmisión de información a nivel mundial; pero no debe convertirse en una fuente única en algunos temas y uno de ellos es la salud. Según un estudio realizado por The Cocktail Analysis para la empresa Pfizer, ocho de cada diez internautas españoles consultan Internet para resolver dudas sobre temas relacionados con la salud. Y un 43% otorga bastante confianza a la información que obtiene. Internet ha cambia- do los hábitos informativos en materia de salud, como ha ocurrido en otros temas. Antes, ante cualquier duda acudíamos a la farmacia más cercana o al médico. Ahora, en no pocas ocasiones la gente acude a Internet antes o después de asistir a la consulta médica, y en muchos casos porque busca aclarar dudas, buscan claridad, un lenguaje más coloquial o cercano y comprensible. El problema es que la información que encontramos en Internet en materia de salud no siempre es igual de fiable. Y eso tiene sus riesgos. Además, los pacientes acuden también a la Red a informarse sobre determinadas pruebas médicas, buscando la tranquilidad que no siempre encuentran. Aunque no todo son desventajas, Internet también tiene sus ventajas. Permite una mayor interactivad entre el paciente y el médico, rompe distancias geográficas en consultas a especialistas, por ejemplo a través de videoconferencias, permite una mayor actualización de los contenidos, permite una mayor personalización de la relación entre paciente y médico, incluso en casos de extrema urgencia puede salvar vidas.

Lo que sí está claro, es que los usuarios de las nuevas tecnologías deben contrastar siempre la información, recurrir a fuentes institucionales, sociedades científicas, asociaciones de enfermos y pacientes y profesionales, que le garanticen fiabilidad. No vale consultar en cualquier sitio.

¿Qué papel deben jugar las redes sociales en la información sobre salud?

Las redes sociales ayudan a la creación de comunidades en torno a la salud. Organizaciones profesionales que intercambian información y formación, de asociaciones de pacientes y enfermos y, por tanto, contribuye a facilitar la comunicación entre ellos. Además, las redes sociales se han convertido en una herramienta potente para programar campañas de difusión sobre salud y promoción de la salud. A través de éstas se difunde información relevante relacionada con la promoción y la prevención de la salud, y además pueden llegar a ser más eficaces que los medios tradicionales. El uso de los social media como canal de comunicación entre pacientes y médicos puede contribuir a la mejora de la calidad de vida y bienestar social. Algo parecido pasa también con las aplicaciones móviles. Quizá el problema está en la prioridad que a veces se le da al negocio por encima de la salud.

A %d blogueros les gusta esto: