Trastornos del sueño. Dr. Daniel González

Dr. Daniel González, Neurofisiólogo Clínico de Xanit Hospital Internacional

Dr. Daniel González, Neurofisiólogo Clínico de Xanit Hospital Internacional

Existen diferentes pautas higiénico-dietéticas que favorecen nuestro correcto descanso. Los especialistas aconsejan mantener un hábito regular a la hora de acostarnos y de levantarnos, evitar cenas copiosas que impidan realizar una buena digestión, no tomar alcohol o evitar permanecer conectados al ordenador antes de ir a la cama, son algunas de las prácticas que deberíamos llevar a cabo para mejorar nuestra calidad del sueño.

El doctor Daniel González, neurofisiólogo Clínico de Xanit Hospital Internacional, nos responde a algunas interrogantes sobre como conseguir una correcta higiene del sueño.

………….

Entrevista realizada por HBakkali

¿Por qué es necesario dormir?

Esta pregunta hoy en día sigue siendo un gran misterio. Parece imposible que un proceso tan complejo no cumpla una función clara y determinada. Sin embargo, a día de hoy, no se conoce la respuesta.

Actualmente hay diversas teorías, pero existe una que está cobrando mucha fuerza: que el sueño, o alguna de sus fases, intervenga en el proceso de consolidación de la memoria y los aprendizajes.

¿Cuándo podemos considerar que estamos durmiendo mal? ¿Ante qué signos debemos consultar con el especialista?

De forma primordial, debemos considerar que dormimos mal cuando a la mañana siguiente no somos capaces de realizar las actividades de nuestra vida diaria de forma correcta y satisfactoria. Debemos consultar a un especialista cuando nos encontremos con una excesiva somnolencia diurna o nos encontremos con un malestar general al levantarnos, lo que se conoce como sensación de no haber descansado. De la misma forma, si notamos dificultad para conciliar el sueño o para mantenerlo durante la noche (nos despertamos muchas veces) también deberíamos consultar a un especialista.

¿Cómo debe ser un correcto descanso?

Hoy en día, no hablamos tanto de cantidad como de calidad en el sueño y en el descanso; por lo que un correcto descanso es aquel que nos permite realizar nuestras actividades cotidianas de forma correcta y satisfactoria.

¿Perjudica o beneficia dormir al mediodía?

Por regla general, un pequeño descanso después del almuerzo no es perjudicial pero sí se sabe, y así se recomienda, que los pacientes con insomnio no deben dormir la siesta y como mucho se recomienda que ésta no sea superior a 30 minutos y sin acostarse, a ser posible en un sillón.

¿Qué hábitos son los que más nos ayudan a llevar una correcta higiene del sueño?

Para prevenir los trastornos de sueño existen ciertos hábitos que pueden resultarnos de gran utilidad: obtener una cantidad óptima de sueño, establecer horarios regulares, mejorar el ambiente en el que se duerme, programar actividades, hacer ejercicio adecuadamente, regular la nutrición, evitar el alcohol y sustancias que alteren el sueño.

¿Cómo afecta el estrés a nuestro descanso?

Todo aquella que provoca un conflicto o una desestabilización emocional en nosotros, tiene una repercusión negativa en la forma de descansar. Un importante porcentaje de pacientes que consultan por problemas de insomnio tienen de base un trastorno de tipo ansioso, depresivo o mixto (ansioso-depresivo)

No dormir correctamente, ¿cómo puede influir en nuestra salud global?

No dormir bien influye de manera negativa en nuestra salud. Por ejemplo, los pacientes con Síndrome de Apnea durante el sueño (caracteriza por interrupciones repetidas de la respiración de más de diez segundos, pudiendo llegar, en algunos casos, a sumar dos o más horas de inadecuada oxigenación en una sola noche) que presentan un mayor riesgo de trastornos cardio-vasculares, tales como la elevación de las cifras de presión arterial que sufren estos pacientes.

En adultos, ¿cuáles son los principales problemas de sueño?

Uno de los principales problemas del sueño es el insomnio, que es el trastorno que con más frecuencia se encuentran los médicos en la práctica clínica y el que tiene las cifras de prevalencia más alta en los estudios epidemiológicos en la población general. Además, cuando es crónico, se asocia a una mayor morbilidad.

En los últimos años, sin embargo, hemos visto aumentar, quizás por el avance en los métodos diagnósticos, otro tipo de patologías como la apnea del sueño y el ronquido, el síndrome de piernas inquietas, el trastorno de conducta durante el sueño REM, etc.

¿Cómo es el abordaje de estos trastornos?

Las personas que sufren de estos trastornos, en primer lugar deben acudir a una unidad especializada en trastornos de sueño en las que en primer lugar y mediante la entrevista clínica se tratará de identificar la causa y el origen de dicho trastorno de sueño para poder actuar sobre él. Así mismo se harán las pruebas complementarias necesarias para descartar causas secundarias del insomnio (apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, etc.) y posteriormente establecer las pautas adecuadas para tratar de subsanar el problema con un tratamiento combinado de medidas higiénico-dietéticas, farmacológicas y psicoterapeúticas.

Insomnio, ¿cómo lo podemos definir?

El insomnio se define como un estado de activación excesiva que afecta al sueño y a la vigilia, puede ocurrir que este estado sobrevenga por alteraciones del ritmo circadiano (vigilia-sueño), como respuesta a una situación estresante, por el uso de fármacos o sustancias depresoras que, una vez que dan lugar a tolerancia, provocan un estado de hiperexcitabilidad que afecta al día y a la noche (alcohol o hipóticos), enfermedades que cursen con síntomas de excesiva activación como la ansiedad o la depresión, etc.

¿En los niños que problemas de sueño se manifiestan habitualmente?

El trastorno del sueño en menores por el que más consultan los padres es dificultad para dormir que presentan algunos niños; un problema que derivan más de la falta de rutinas y de hábitos adquiridos que de trastornos orgánicos propiamente dichos. Además es una dificultad que se puede subsanar de forma relativamente fácil, mediante la adquisición de hábitos y rutinas más estrictas que ayuden a aprender al niño a dormir y, por consiguiente, a los padres, que son los que se suelen quejar de esa falta de sueño.

Desde el punto de vista de hábitos saludables, ¿qué nos recomendaría para mantener el correcto equilibrio de nuestro descanso?

Existen múltiples medidas higiénico-dietéticas que nos ayudan a mantener un correcto descanso, entre las que se encuentran tener una hora concreta de acostarse y levantarse; hacer ejercicio a menudo, con luz solar a ser posible; evitar las cenas copiosas, así como el alcohol por las noches; tomar la cena unas dos horas antes de dormir, para que se puede hacer una correcta digestión de ésta, etc.

Éstas son algunas medidas que el paciente puede tomar para ayudar a tener un correcto descanso pero en el caso de que persista la dificultad para dormir y tenga repercusión en la vida diaria, se hace necesaria la consulta a un especialista.

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: