Implante coclear. Dr. Javier Gavilán Bouzas

Dr. Javier Gavilán Bouzas, Jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario la Paz en Madrid

Dr. Javier Gavilán Bouzas, Jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario la Paz en Madrid

Un implante coclear es un dispositivo electrónico que transforma las ondas sonoras en corriente eléctrica que se suministra directamente al nervio auditivo. Podríamos considerarlo como una especie de oído electrónico, ya que se encarga de realizar de forma artificial la misión del oído.

Con motivo del Día Internacional del Implante Coclear, el profesor Javier Gavilán Bouzas, Jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario la Paz de Madrid nos responde a algunas de las cuestiones más frecuentes sobre este dispositivo y nos aclara cuáles son los pasos para su correcta implantación.

…………….

Entrevista realizada por HBakkali

Cuando hablamos de implante coclear y de audifono, ¿estamos hablando de lo mismo?

No. El implante coclear lleva a cabo la función del oído, mientras que el audífono lo único que hace es amplificar la intensidad del sonido y adaptarla a las características de la pérdida auditiva de cada paciente.

En el caso del audífono, el oído es el encargado de transformar las ondas sonoras en energía eléctrica y suministrarla al nervio auditivo que la lleva hasta el cerebro donde es interpretada. En el caso del implante coclear, es el porpio implante el que realiza esta misión.

¿Cómo es este dispositivo?

En la actualidad, los implantes cocleares constan de dos elementos independientes. Uno externo, el procesador, y otro interno, la parte implantada.

La parte externa es la encargada de recibir el sonido y transformarlo en corriente eléctirca que se transmite a través de la piel a la parte implantada. La parte externa es la que tiene el componente electrónico más importante, de tal forma que cuando se producen avances tecnológicos, se pueden incorporar al paciente sin necesidad de volver a operarle. Los dos componentes se mantienen unidos por un imán a través de la piel intacta.

Se está trabajando en sistemas totalmente implantables, en los que no exista ningún componente externo visible pero, por el momento, la alimentación y el micrófono plantean problemas de difícil resolución.

¿Cómo funciona?

La parte externa recoge el sonido a través de un micrófono y lo transforma en corriente eléctrica, que es tansmitida a través de la piel a la parte implantada. Esta suministra los estímulos directamente al nervio auditivo. A partir de este momento, el resto del proceso sigue el mismo camino que en las personas sin trastornos auditivos.

¿Se precisa cirugía para su colocación?

Por supuesto. La parte interna tiene que ser implantada por detrás de la oreja, con un procedimiento quirúrgico.

¿El paciente debe ser ingresado o se trata de una intervención ambulatoria?

Habitualmente, se realiza con un ingreso de corta estancia (alrededor de 24 – 48 horas).

¿Cuáles son los pasos que se siguen para su implantación?

Antes de implantar a un paciente hay que hacer un correcto diagnóstico de su situación auditiva. Asimismo, es necesario realizar pruebas de imagen que nos permitan valorar el estado del oído a implantar. Y, por último, se suele realizar un estudio psicológico para confirmar que el paciente entiende el procedimiento al que se va a someter y tiene unas expectativas adecuadas en relación con los resultados que puede esperar.

¿A qué personas se recomienda la implantación de este dispositivo?

A todas aquellas para las que los audífonos, la cirugía convencional y otro tipo de implantes quirúrgicos no ofrecen una solución adecuada para su trastorno auditivo.

¿Cuándo su uso no se considera recomendable?

No se pueden utilizar si el paciente no tiene nervio auditivo (situación muy poco frecuente), y no son recomendables si el paciente puede conseguir un nivel auditivo adecuado con un audífono, a través de una intervención quirúrgica tracidional o con algún otro tipo de implante quirúrgico.

¿En qué medida restablecen la audición normal de la persona que lo lleva?

Las personas portadoras de un implante coclear nunca tendrán una audición normal. Pero su capacidad de comunicación gracias al implante les permite un nivel de integración social muy elevado.

¿Qué resultados se obtienen tras el implante?

Los resultados actuales de los implantes cocleares son muy satisfactorios. El éxito depende, sobre todo, de una correcta selección de los candidatos, de una técnica quirúrgica cuidadosa y de una rehabilitación apropiada a cada situación.

Tras el implante, ¿qué cuidados específicos debe tener el paciente?

Inicialmente los mismos que tras cualquier otro procedimiento quirúrgico. Una vez transcurridas las primeras semanas, los pacientes no precisan ningún cuidado especial, ya que la porción implantada va totalmente cubierta por la piel y no está expuesta al exterior.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: