Dr. José Luis Escalante Cobo: “El cambio tras un trasplante de órganos es absolutamente drástico”

Dr. José Luis Escalante Cobo. Jefe del Programa de Trasplantes del Hospital General Universitario Gregorio Marañón

Dr. José Luis Escalante Cobo. Jefe del Programa de Trasplantes del Hospital General Universitario Gregorio Marañón

«Ninguno de nosotros estamos libre de que pueda sobrevenirnos una enfermedad que haga que alguno de nuestros órganos deje de funcionar y podamos necesitar un trasplante. En ese momento, nos gustaría que alguien pudiese donarnos ese preciado órgano. Pues bien, a día de hoy, solo en España, hay alrededor de 5000 personas que están esperando un trasplante para poder seguir viviendo»

Dr. José Luis Escalante Cobo. Jefe del Programa de Trasplantes del Hospital General Universitario Gregorio Marañón

……………..

 

Entrevista realizada por Hbakkali

¿Qué es un trasplante de órganos?

Es la sustitución de un órgano enfermo que ha dejado de funcionar por otro sano procedente de un donante vivo (de riñón o de una parte del hígado) o de un donante fallecido.

En España, ¿cuáles son los criterios de asignación de órganos?

Los órganos se asignan a los pacientes que están en lista de espera siguiendo criterios clínicos de necesidad (urgencia o electivo), de idoneidad, según la compatibilidad existente entre donante y receptor (grupo sanguíneo, HLA, etc.) y de tiempo en lista. A igualdad de criterios clínicos entre dos receptores, existe un criterio geográfico según el cual se prefiere un receptor que esté mas próximo al lugar donde se produce la donación para así acortar los periodos de isquemia fría (y mejorar la función posterior de los órganos).

¿Cuándo se considera necesario realizar un trasplante de órganos?

Cuando se produce una disminución o cese de la función de un órgano que puede poner en peligro la vida del enfermo. Existen criterios clínicos consensuados a nivel internacional para sentar la indicación de cuando un paciente puede beneficiarse o no de la realización del trasplante.

¿A qué edad se pueden hacer?

Entre 1 y 65-70 años. El único límite que tenemos para poder realizar mas trasplantes es la escasez de donantes a nivel internacional. En este contexto, España es el país de referencia, ya que nuestro modelo de donación ha demostrado, tras más de 20 años de experiencia, que es el que mayores tasas de donación tiene en el mundo.

En niños, ¿cuáles son los trasplantes más comunes?

Habitualmente es el trasplante renal por la sencilla razón de que cada donante fallecido puede donar 2 riñones que permiten trasplantar a 2 receptores diferentes. El resto de los órganos (a excepción de los pulmones) son órganos impares que solo permiten trasplantar a un solo receptor, salvo contadas excepciones (bipartición hepática)

¿Y en adultos?

Cabe hacer las mismas consideraciones que en el trasplante pediátrico

La sangre del cordón umbilical, ¿qué papel juega en los trasplantes?

Actualmente, la sangre del cordón umbilical ocupa un lugar muy importante para la realización de trasplante de progenitores hematopoyéticos de origen no alogénico no emparentado (sangre del cordón procedente de donaciones realizadas a nivel internacional). Son numerosas las enfermedades hematológicas y de otro tipo que pueden beneficiarse de este tipo de trasplante.

Desde el punto de vista de la comunicación con el paciente a la hora de explicarle el proceso al que va a someterse, ¿qué dificultades de se plantean?

Es clave facilitarle la información adecuada al paciente sobre el propio acto quirúrgico del trasplante y las posibles complicaciones así como el adecuado seguimiento al que va a tener que ser sometido durante toda su vida.

El éxito de un trasplante, ¿de qué factores va a depender?

Del estado del receptor en el momento de recibir el trasplante así como, una vez realizado el trasplante, de la posible aparición de complicaciones y episodios de rechazo, ya sean agudos o crónicos.

El rechazo de un órgano, ¿en qué circunstancias se produce?

Aunque previamente al trasplante se estudia la compatibilidad entre el donante y el receptor, existen determinados factores o complicaciones médicas, no del todo bien conocidas, que pueden favorecer la aparición de fenómenos de rechazo que exigen un tratamiento médico adecuado para poder controlarlos.

¿Quéórganos son los que suelen provocar una mayor tasa de rechazo?

Quizás el riñón o el pulmón, aunque todos los órganos, en mayor o menor medida, pueden sufrir esa complicación.

¿Cómo puede afectar desde el punto de vista psicológico el rechazo de un órgano?

Las implicaciones psicológicas del rechazo para un receptor son variables dependiendo de su severidad y de la capacidad funcional del órgano tras sufrir ese rechazo. En determinadas circunstancias, en las que como consecuencia del rechazo es necesario volver a diálisis o tener que recibir un segundo trasplante, esa problemática es muchísimo mayor.

¿Qué principales complicaciones pueden derivarse de un trasplante de órganos?

Como consecuencia del tratamiento inmunosupresor que debe recibir toda persona trasplantada para luchar contra el rechazo, pueden aparecer determinadas complicaciones, fundamentalmente de tipo infeccioso o tumoral que precisan de tratamiento médico o quirúrgico adecuado.

Antes de la intervención, ¿a qué pruebas debe someterse el paciente?

Se lleva a cabo una profunda evaluación mediante exploraciones complementarias (análisis de sangre, radiografías, electrocardiograma, arteriografías, estudios hemodinámicos, etc.) con el objetivo de estudiar todas aquellas características del receptor que puedan conllevar una mayor dificultad quirúrgica o la posibilidad de aparición de complicaciones perioperatorias.

¿Y posteriormente a la intervención? ¿Qué seguimiento se debe llevar a cabo?

Además del seguimiento médico en forma de revisiones periódicas (inicialmente frecuentes que posteriormente se van espaciando) con realización de exploraciones clínicas, analíticas, radiológicas, etc., ya hemos comentado la necesidad de tomar los inmunosupresores.

Actualmente, ¿cuál es el trasplante que sigue suponiendo un mayor reto?

Los trasplantes de órganos han cumplido ya 40-50 años de existencia, estando en el momento actual muy protocolizados, no representando grandes problemas para su realización. El verdadero reto para la realización de los trasplantes es poder dispones de los órganos necesarios para poder trasplantar a todos lo pacientes que lo necesitan.

Tras el trasplante, ¿cómo puede cambiar la vida del paciente?

El cambio tras un trasplante de órganos es absolutamente drástico. Desde poder abandonar la diálisis y poder hacer vida normal, en el caso del trasplante renal, hasta poder caminar o respirar con normalidad (sin dificultad y sin precisar oxigeno), en el caso del trasplante cardíaco o pulmonar.

Para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de donación de órganos, ¿qué mensaje nos daría?

Ninguno de nosotros estamos libre de que pueda sobrevenirnos una enfermedad que haga que alguno de nuestros órganos deje de funcionar y podamos necesitar un trasplante. En ese momento, nos gustaría que alguien pudiese donarnos ese preciado órgano. Pues bien, a día de hoy, solo en España, hay alrededor de 5.000 personas que están esperando un trasplante para poder seguir viviendo.

A %d blogueros les gusta esto: