Cáncer de páncreas. Dr. Jaime Feliu

Dr. Jaime Feliu, jefe de Servicio de Oncología del Hospital Universitario La Paz de Madrid

Dr. Jaime Feliu, jefe de Servicio de Oncología del Hospital Universitario La Paz de Madrid

El tabaco representa un importante factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de páncreas. Según se señala en diferentes estudios, las personas fumadoras y las ex-fumadoras, presentan un riesgo de padecer esta neoplasia entre 1.7 y 1.2 veces superior al de las no fumadoras. Se trata de una enfermedad de difícil abordaje y de mal pronóstico, que sigue suponiendo un reto para la investigación oncológica, tanto para su detección temprana como para el mejor conocimiento de las causas asociadas a su aparición y desarrollo.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, el Dr. Jaime Feliu, jefe de Servicio de Oncología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, nos explica algunas de las características de este tumor.

Entrevista realizada por HBakkali

……….

¿Cómo se manifiesta el cáncer de páncreas?

El síntoma más común es el dolor abdominal, clásicamente irradiado en cinturón y que aumenta con la ingesta de alimentos. Además, suele asociarse a anorexia, pérdida de peso y astenia. Si el tumor se localiza en la cabeza de páncreas puede aparecer ictericia obstructiva.

¿En qué estadio suele detectarse?

Lamentablemente, cuando se diagnostica, más del 50% de los pacientes ya presentan metástasis a distancia. Además, aproximadamente otro 30% se encuentra en fase localmente avanzada. Tan sólo en el 10-15% de los pacientes el tumor se encuentra localizado, y por lo tanto puede ser resecado por el cirujano

Actualmente, ¿qué pronóstico presenta este tumor?

El pronóstico actualmente sigue siendo malo, con menos del 5% de supervivientes a los 5 años. La mediana de supervivencia de los pacientes con cáncer de páncreas metastásico se sitúa en 6-9 meses. En el caso del cáncer de páncreas localmente avanzado la supervivencia oscila entre 8 y 12 meses y en los localizados, entre 18 y 24 meses. En estos casos cabe señalar que el 20% de pacientes operados se curan.

¿Es posible su prevención?

Lamentablemente todavía no se ha desarrollado ninguna estrategia eficaz para evitar su aparición. No obstante es aconsejable evitar los factores que se asocian a su desarrollo, como es el caso del tabaco, la obesidad, la ingesta de abundante de grasa y carne, la exposición a ciertos tóxicos como los derivados de la gasolina y el DDT. Por el contrario, debería recomendarse el consumo frecuente de frutas y verduras ya que parecen tener un efecto protector.

¿A qué factores causales se asocia su desarrollo?

Se han identificado algunos factores que aumentan ligeramente el riesgo de padecer este tumor. Entre ellos, el más reconocido es el tabaco, que aumenta en 1.7 veces el riesgo de desarrollarlo, dependiendo del tiempo y la cantidad de cigarrillos consumidos. Otros factores a tener en cuenta son la obesidad, el consumo abundante de carne roja y de grasas, la exposición a derivados de la gasolina y al DDT. 

¿Existe alguna patología que pueda favorecer el desarrollo del cáncer de páncreas?

Los pacientes con antecedentes de pancreatitis crónica de repetición tienen un riesgo más elevado de desarrollar este tumor, al igual que algunas cirugías como la colecistectomía o la cirugía gástrica.

Por otra parte, diversos estudios sugieren que los pacientes que padecen una diabetes mellitus tienen un riesgo relativo del 1.8 en comparación con los no diabéticos. Además, se calcula que el 1% de los diabéticos con edad >50 años sufrirán un cáncer de páncreas en los tres primeros años siguientes al comienzo de su diabetes.

Tabaco y cáncer de páncreas, ¿qué relación existe?

El tabaco representa el factor de riesgo que con más solidez se ha asociado al cáncer de páncreas. Diversos estudios epidemiológicos señalan que las personas fumadoras y exfumadoras presentan un riesgo de padecer este tumor 1.7 y 1.2 veces superior al de las no fumadoras. En estas últimas, el riesgo permanece elevado como mínimo durante los 10 años siguientes.

En total, se considera que el 25% de los cánceres de páncreas serían atribuibles al hábito de fumar.

¿Puede la obesidad aumentar el riesgo de sufrir este tumor?

La obesidad supone  otro factor de riesgo para padecer un cáncer de páncreas. Diversos estudios epidemiológicos indican que los obesos tienen un riesgo relativo de padecerlo de 1.1 frente a la población no obesa. Además, parece que la obesidad de predominio abdominal predispondría más a sufrir este tumor que la que adopta otras distribuciones.

¿Se trata de una neoplasia de carácter hereditario?

Los datos disponibles indican que tan sólo en el 5-10% de los pacientes  existe una predisposición genética a padecer este tumor. En unos casos forma parte de un cuadro hereditaria que por sí mismo predispone a padecer un cáncer de páncreas, pero en otras veces lo que se hereda es la predisposición a desarrollar una enfermedad que favorece la aparición de este tumor, como es la pancreatitis crónica hereditaria o la fibrosis quística.

¿A qué edad es más común su diagnóstico?

El riesgo de padecer un cáncer de páncreas es bajo en los menores de 40 años. Sin embargo, a partir a partir de esta edad va aumentando progresivamente su incidencia, siendo máxima entre los 60 y 80 años.

 ¿Es más frecuente en mujeres o en hombres?

La frecuencia es ligeramente mayor en los hombres que en las mujeres

¿Es posible el diagnóstico temprano de este cáncer?

Lamentablemente no disponemos de ningún procedimiento capaz de diagnosticar en una fase temprana este tumor

En materia de investigación, ¿qué queda por hacer? ¿En qué momento estamos?

Queda todavía mucho por investigar, desde identificar los factores implicados en su aparición y desarrollo, mejorar nuestro conocimiento sobre la biología molecular de este tumor y sus relaciones con el tejido peritumoral (estroma), desarrollar técnicas que permitan su diagnóstico precoz, identificar biomarcadores, mejorar los actuales recursos terapéuticos, tanto las técnicas quirúrgicas, como la radioterapia, y sobre todo los fármacos actualmente disponibles para tratar este tumor. En definitiva, queda mucho por hacer, y todavía nos encontramos en una fase muy inicial de la investigación en este tumor.

A %d blogueros les gusta esto: