Vacuna del VIH-SIDA. Dr. Felipe García

Dr. Felipe García, Consultor Senior del Servicio de Enfermedades Infecciosas y responsable de los ensayos clínicos de la vacuna del SIDA del Hospital Clínic de Barcelona,El VIH-SIDA es uno de los mayores problemas de salud pública a nivel mundial. Pese a que se han realizado importantes avances tanto en su conocimiento como en su abordaje médico, uno de los principales retos que quedan por conseguir es el diagnóstico temprano, factor necesario no solo para mejorar el pronóstico del paciente, sino también para evitar un mayor número de transmisiones.

Con motivo del Día Mundial del SIDA, el doctor Felipe Garcia, Consultor Senior del Servicio de Enfermedades Infecciosas y responsable de los ensayos clínicos de la vacuna del SIDA del Hospital Clínic de Barcelona nos explica cuál es la situación actual del VIH-SIDA en España y nos responde a qué se ha logrado y qué queda por lograr en la lucha contra esta epidemia.

Entrevista realizada por HBakkali

…………..

Actualmente, ¿cuál es la situación del SIDA en España?

La situación es estable desde el punto de vista de las infecciones, lo que no es una buena noticia porque el número de nuevas infecciones por VIH se mantiene desde hace 10-12 años, no ha caído y se debe a que entorno al 30% de pacientes no saben que están infectados por el VIH y esto provoca que la epidemia se mantenga.

¿Ha cambiado el perfil de pacientes infectados por el VIH?

Ha cambiado en el sentido de que los nuevos pacientes lo son más predominantemente por causa de transmisión sexual, sobre todo homosexuales masculinos, pero también heterosexuales. Hace 15-20 años en España más del 50% eran adictos a la droga vía parenteral y esto ha cambiado sustancialmente en los últimos años. Pero el número de persona infectadas, por desgracia, sigue siendo el mismo.

¿Y qué otros grupos poblacionales también estarían expuestos a este virus?

Hay un grupo realmente importante del que se habla poco que serían los jóvenes. Personas muy jóvenes que no han vivido lo que fue la epidemia del SIDA en los años 90, cuando fue realmente dura, y que muchas veces ni siquiera conocen que existe la infección por VIH y toman pocas medidas preventivas. Este es uno de los orígenes por los que las transmisiones por vía homosexual y heterosexual están aumentando.

Está aumentando la incidencia entre los más jóvenes, ¿pero también la mortalidad?

Está aumentando porque al no darse cuenta de que están infectados no acuden al especialista. El problema es el diagnóstico tardío.

Diagnóstico precoz del SIDA ¿de qué es sinónimo?

El diagnóstico precoz es un hecho que se está discutiendo mucho, tanto en Estados Unidos como en Europa. En Estados Unidos la opción ha sido realizar test de VIH a todas las personas que se acerquen al sistema sanitario, al 100% de los pacientes. Esta opción conlleva un coste económico muy alto. En Europa se ha intentado hacer algo intermedio, que consiste en realizar el test del VIH a aquellas personas que se presentan con enfermedades que son más frecuentes en pacientes con esta infección, pese a que no sean enfermedades típicas del SIDA y que se puedan presentar por otros motivos. Por ejemplo, un paciente que se presente con una sifilis, por un herpes zoster, una mononucleosis, un eccema seborreico, que es muy frecuente, etc. En un estudio realizado a nivel europeo, en el que participamos, hasta el 3% de personas que se presentan con un eccema estaban infectadas por VIH. Esto demuestra que merece la pena hacerlo. Si comparamos lo que cuesta la detección de un caso de infección por VIH haciendo el test a toda la población o haciendo el test a esta población en concreto vemos que haciendo el test a toda la población cuesta, aproximadamente, cada diagnóstico unos 6000€ y haciendo el test solamente a la población seleccionada cuesta unos 150€. La diferencia es muy importante. Si tuviéramos mucho dinero lo ideal sería hacer el test a toda la población porque se detectarían más casos, pero el coste no sé si seria asumible, con lo cual como mínimo debemos hacerlo a aquellas personas que tienen estas enfermedades que llamamos indicadoras.

¿Podemos estimar el número de casos sin diagnosticar que habría actualmente?

Aproximadamente un 30%. No es una cifra propia solo de España, sino de todos los países occidentales incluido Estado Unidos. Si hablamos de países del Europa del Este la cifra sería del 50-60%. Se trata de un problema de salud pública en el que el diagnostico tardío implica que el paciente tenga más riesgo de morir y de tener otras enfermedades graves.

Si se diagnostica de manera temprana, ¿qué protocolos de actuación sigue el paciente?

En principio los protocolos se deben asociar a un centro hospitalario, donde haya especialistas que trabajen en infección por VIH. Ha habido estudios muy claros que dicen que los pacientes infectados por VIH se controlan mejor y viven más si están bajo la supervisión de médicos que son especialistas en la enfermedad. Por otra parte, se le debe explicar al paciente muy claramente en qué consiste su infección, qué riesgos tiene, etc., se le debe dar soporte psicológico a él y a la familia. Se debe intentar que lleve una vida social y sexual lo más normal posible. Una vez hecho esto, prácticamente todos los pacientes deberían empezar con el tratamiento. El motivo es porque el hecho de tener los virus dentro del organismo replicando lleva a que estos pacientes tengan más riesgo de morirse por enfermedades que llamamos no definitorias del SIDA. Son enfermedades que ocurren porque el sistema inmunitario está trabajando más de lo normal, durante muchos años y esto conlleva un envejecimiento prematuro, lo que a su vez hace que las personas padezcan enfermedades propias de la vejez más temprano. Enfermedades como el envejecimiento del sistema inmunitario, los cánceres, los problemas cardiovasculares y los problemas neurológicos. Con el tratamiento estos problemas disminuyen de una manera importante.

Cuando el diagnóstico es temprano, ¿es posible que el paciente no tenga que medicarse de por vida?

No, actualmente todos los pacientes deben medicarse de por vida.

Actualmente, ¿cuál es la esperanza de vida de los pacientes con SIDA?

Parece que depende de si el paciente empezó más tarde o más temprano el tratamiento. Parece que si el paciente ha empezado más tarde el tratamiento, la esperanza de vida es sensiblemente inferior a la población no infectada. Si el paciente ha empezado muy pronto el tratamiento no queda del todo claro, podría ser igual o algo inferior. Hay estudios que sugieren que es algo inferior y hay estudios que apuntan a que es parecida a la de la población no infectada.

¿Qué tipos vacunas del VIH son los que existen actualmente?

Existen dos tipos: vacunas preventivas y vacunas terapéuticas. La vacuna preventiva es aquella que está dirigida a todas aquellas personas que no están infectadas por VIH. Su objetivo es evitar que se infecten.

Y las vacunas terapéuticas, que son una de las herramientas que se intenta utilizar para curar la infección por VIH, se dirige a las personas que ya están infectadas.

¿Qué se ha conseguido con estas vacunas y qué queda por conseguir?

En cuanto a las vacunas preventivas, la situación tiene una cara positiva y una negativa. La cara negativa es que ha habido un último estudio muy esperanzador, realizado en Estados Unidos en población homosexual, utilizando dos vacunas que eran, posiblemente, las más potentes hasta ahora, que no ha demostrado eficacia y se ha parado. La cara positiva es que hubo un ensayo publicado hace 3-4 años demostrando que por primera vez una combinación de vacunas era capaz de reducir el número de nuevas infecciones entorno al 30%. Esto nos parece poco, pero como mínimo ha demostrado que es posible. Este estudio se hizo en la población general, y se está intentado replicar en Sud Africa en población con mayor riesgo para ver si ocurre igual o no. El otro hecho positivo es que en modelos animales hay un vector basado en un virus llamado citomegalovirus que realmente es lo mejor que ha funcionado en los últimos 10 años. Si somos capaces de traspasar ese modelo a humanos seria otro motivo de esperanza.

¿Y en cuanto a vacunas terapéuticas?

Hasta hace poco el problema que teníamos es que había muchos investigadores que decían que era imposible. Nuestro grupo de investigación ha demostrado que esto no es así, que sí es posible tener una vacuna terapéutica. Que es posible con esta vacuna inducir respuestas frente al VIH, es decir que las defensas empiecen a responder frente al VIH y que consigan reducir hasta un 95% el número de virus en sangre. Esta seria la parte positiva. La parte negativa es que hemos fracasado, puesto que el objetivo no era reducir el número de virus en un 95% si no que era curar a los pacientes. Lo que si se ha demostrado es que si es posible hacer esta vacuna y lo que hay que intentar es mejorarla para llegar a la curación de los pacientes.

¿Cuáles serían los hitos más importantes del VIH? ¿Qué se ha logrado y qué debe lograrse?

Primero fue el descubrimiento del VIH. Segundo el descubrimiento de los tratamientos que posibilitan que los pacientes vivan razonablemente bien toda la vida. Y los dos hitos que quedan son, por un lado una vacuna preventiva para evitar las nuevas infecciones, mientras no exista será muy difícil controlar la epidemia. Y, por otro lado, la curación de los pacientes ya infectados. El VIH es la única infección que tiene que tratarse de por vida. Tenemos que conseguir terapias sean capaces de tratar al paciente durante un tiempo, como ocurre con otras infecciones, y después poder curarle. En esto hay varias líneas de investigación abiertas, una de ellas en el Hospital Clinic de Barcelona.

A %d blogueros les gusta esto: