Neumonia. Dr. Carlos Villasante

20131110-120633.jpg

La neumonía es un tipo de infección respiratoria de carácter agudo que afecta al pulmón. Una infección que puede verse provocada por virus, gérmenes, hongos o bacterias. Actualmente, su incidencia en España se estima entre un 1,6 y 10 casos por cada 1000 habitantes, manifestando mayores cuadros de gravedad en niños menores de dos años y en adultos a partir de los 65 años.

Sobre las manifestaciones más comunes de esta dolencia, la posibilidad de prevenirla y el abordaje terapéutico que requiere nos contesta, con Motivo del Día Mundial de la Neumonía, el doctor Carlos Villasante, Jefe de Sección de Neumología del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Por HBakkali

……..

¿En qué consiste la neumonía?

Le neumonía es una infección respiratoria aguda que afecta al parénquima pulmonar. Se clasifica como neumonía adquirida en la comunidad (NAC) que es la que se produce en pacientes que no están ingresados, neumonía nosocomial (NN) que se produce en pacientes ingresados en un hospital, y neumonía asociada al ventilador (NAV) que se presenta en enfermos que están siendo tratados con ventilación mecácica.

¿Por qué se produce? ¿Cuáles sus principales causas?

Se produce por infección del pulmón por gérmenes, virus, bacterias u hongos y conlleva una alteración visible por técnicas de radiología torácica. Así, el diagnóstico se establece por un cuadro clínico compatible más una alteración radiológica compatible. En ocasiones el proceso se inicia con una infección vírica de las vías respiratorias superiores y después aparece una infección bacteriana del pulmón.

¿Cuáles son sus manifestaciones más habituales?

El cuadro clínico característico consiste en fiebre, en ocasiones con escalofrios y tiritona, tos con expectoración amarillenta o verdosa y dolor pleurítico en punta de costado. A veces el proceso va precedido de un cuadro más leve localizado en vía aérea superior, y otras veces los síntomas no son tan completos o tienen una evolución subaguda.

¿En qué grupo poblacional es más común su detección?

La incidencia de la NAC tiene un pico en niños menores de 2 años y otro el ancianos mayores de 70 años. Además, es más frecuente en personas ingresadas en una institución como residencias de ancianos, hospitales (NN), etc.

¿Cuál es la incidencia en adultos?

En los estudios realizados sobre población general la incidencia de la NAC oscila entre 1,6 y 13,4 casos por 1000 habitantes. Estas diferencias se deben a que la incidencia es variable según la zona geográfica y aumenta claramente con la edad. Así, en pacientes entre 80 y 90 años aumenta hasta 17,6 por 1000 habitantes y llega hasta 35,8 en los mayores de 90 años.

¿Y en niños?

La incidencia en niños menores de 5 años no vacunados frente al neumococo se sitúa en torno al 8 por 1000, aunque esta tasa ha disminuido de forma considerable en los lugares donde se ha implantado un programa de vacunación sistemática con la vacuna antineumocócica conjugada de 7 y, posteriormente, de 13 serotipos.

¿Son más agresivas las neumonías si se manifiestan en la infancia y en la adolescencia?

La gravedad y la mortalidad por NAC aumentan en los niños menores de dos años y en los adultos a partir de los 65 años.

En general, ¿qué pronóstico presenta?

El pronóstico depende de la gravedad. En la NAC menos grave que se trata de forma ambulatoria, la mortalidad es del 1 al 5%. En la NAC que precisa ingreso la mortalidad sube al 6-14% y en las neumonías más graves que precisan ingreso en UVI llega al 34-50%. En pacientes ingresados por NAC, la mortalidad a largo plazo también está aumentada respecto a la población general.

¿Qué otras dolencias pueden empeorar el pronóstico de esta infección?

La existencia de otras enfermedades concomitantes como procesos respiratorios crónicos (asma, EPOC, fibrosis pulmonar, etc), cardiopatías crónicas, insuficiencia renal o hepatopatía condicionan un peor pronóstico y aumento de la mortalidad. También los pacientes portadores de inmudepresión por enfermedad o por tratamientos concomitantes (corticoides, inmunosupresores, quimioterapia antineoplásica) son más susceptibles a desarrollar NAC y su pronóstico empeora. Los fumadores y los alcohólicos son población de riesgo para desarrollo de NAC.

¿Qué otras complicaciones pueden derivarse de la neumonía?

La neumonía puede complicarse por extensión local o sistémica a través de la sangre, dando lugar a una mayor gravedad y la aparición de procesos como empiema o bacteriemia. Algunos enfermos pueden desarrollar una hiperreactividad bronquial tras una neumonía que puede prolongarse posteriormente.

¿Cuál es la incidencia actualmente de esta infección en nuestro país?

La incidencia en España se sitúa entre 1,6 y 10 casos por 1000 habitantes y aumenta en los mayores de 75 años.

¿Es posible la prevención de la neumonía?

Las medidas de prevención que se recomiendan son la vacuna antigripal, ya que hasta en un 50% de los casos la NAC va precedida de una infección vírica, el abandono del tabaco y del alcohol que son factores de riesgo per se y la vacuna antineumococo con la vacuna polisacárida de 23 serotipos o la vacuna conjugada de 13 serotipos que es la única indicada en niños y que en la actualidad tiene indicación también en los adultos de cualquier edad. En adultos se recomienda vacunar a pacientes con patologías crónicas concomitantes, fumadores y enfermos inmunodeprimidos.

Desde el punto de vista terapéutico, ¿con qué arsenal contamos?

El tratamiento de la neumonía son los antibióticos, cuya indicación varía en función de la gravedad y de la existencia de riesgo para neumonías por gérmenes no habituales. Existe un porcentaje de gérmenes que presentan resistencia a antibióticos y cuando existe fracaso al tratamiento antibiótico inicial hay que planterse si es por falta de eficacia de los antibióticos o porque se trate de otro proceso infeccioso o no distinto a una neumonía

A %d blogueros les gusta esto: