Día Mundial del Corazón. Dr. Esteban López de Sa

Dr. Esteban López de Sa, Jefe de Sección de Cardiología del Hospital Universitario La Paz de Madrid

Dr. Esteban López de Sa, Jefe de Sección de Cardiología del Hospital Universitario La Paz de Madrid

«Resulta imprescindible el enseñar a la población general a conocer los síntomas de alarma y el saber qué hacer en el caso de presenciar a alguna persona que sufre una parada cardiaca»

«Entre los factores que se asocian al desarrollo de un infarto de miocardio se incluyen: el tabaco (tanto activo como pasivo), la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, diabetes, obesidad y sedentarismo»

«El tabaquismo es un factor de riesgo muy peculiar. No solo afecta al que lo consume, sino que afecta también a los que rodean al fumador (hijos, parejas o compañeros). No existe ningún nivel de consumo seguro, un cigarrillo al día solamente, conlleva un incremento significativo del riesgo»

por HBakkali

…………….

Entrevista con el doctor Esteban López de Sa, Jefe de Sección de Cardiología del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

¿Qué es un infarto de miocardio?

El infarto de miocardio es la muerte del tejido muscular cardiaco debido a la falta de riego sanguíneo. También se puede producir muerte de tejido cardiaco por otras causas (traumatismo, inflamación etc) que al no producirse por disminución del flujo sanguíneo no constituye un infarto de miocardio

¿Con qué síntomas se manifiesta?

El síntoma más frecuente es el dolor el centro del pecho. Pero no siempre se localiza en esta zona. En ocasiones el dolor se localiza en región epigástrica (en la boca del estómago), en la espalda o incluso en el cuello. Con cierta frecuencia el dolor se desplaza hacia ambos brazos, o más frecuentemente al brazo izquierdo. En ocasiones el síntoma predominante no es el dolor sino la falta de aire.

Además de estos síntomas, es muy frecuente que el paciente presente sudor frío, nauseas y vómitos que puede confundir con síntomas digestivos.

Otras formas de presentarse clínicamente el infarto de miocardio es súbitamente, con la aparición de una parada cardiaca.

¿Por qué factores puede estar provocado?

Existen una serie de factores, denominados factores de riesgo coronario que son elementos que facilitan su aparición. Entre los factores que se asocian al desarrollo de un infarto de miocardio se incluyen: el tabaco (tanto activo como pasivo), la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, diabetes, obesidad y sedentarismo. También existen factores hormonales, hereditarios y psicológicos. No obstante pueden existir enfermos que presenten un infarto de miocardio y que no tengan ninguno de estos factores, aunque lo más frecuente es que los que lo padecen tengan más de uno de los factores de riesgo.

¿En qué medida el sedentarismo y la obesidad pueden influir en sufrir un ataque al corazón?

El sedentarismo y la obesidad son factores de riesgo independientes para el desarrollo de infarto de miocardio. Por otra parte, tanto la obesidad como el sedentarismo, se asocian con el desarrollo de otros factores de riesgo como la hipertensión o la diabetes que potencian el riesgo.

¿Y el tabaquismo?

El tabaquismo es un factor de riesgo muy peculiar. No solo afecta al que lo consume, sino que afecta también a los que rodean al fumador (hijos, parejas o compañeros). No existe ningún nivel de consumo seguro, un cigarrillo al día solamente, conlleva un incremento significativo del riesgo.

Un aspecto muy curioso de este factor de riesgo es que mucha gente piensa que las medidas de la legislación antitabaco están diseñadas para que se fume menos. Esto no es cierto, están diseñadas para proteger al no fumador.

Curiosamente las leyes anti-tabaco, en todos los países donde se han aplicado, han conseguido reducir la incidencia de infarto de miocardio, pero en la mayoría de los países solo lo ha conseguido en los no fumadores, que son los únicos que consiguen dejar de fumar cuando no se permite que fumen a su lado. Los fumadores siguen fumando en los lugares permitidos.

¿En qué grado puede afectar el estrés?

El estrés es el mecanismo fisiológico que tiene el organismo para reaccionar y poder afrontar una situación que se percibe como amenazante. Es muy interesante, ya que como factor de riesgo, es menos importante que el tabaco, la hipertensión, la diabetes y la hipercolesterolemia. Pero a la mayoría de la población general, e incluso los enfermos, lo consideran como el factor de riesgo principal. Posiblemente, esto sea debido a un mecanismo de defensa que intenta atribuir la culpa de la enfermedad a un factor externo y no a una mala dieta o malos hábitos.

Un determinada situación puede percibirse por una persona como estresante, mientras que para otra no ser así. Evidentemente, existen situaciones que constituyen un estrés a todo el mundo, como el fallecimiento de un ser querido, o una agresión, pero la mayoría de las situaciones constituyen una interacción de una personalidad determinada y su capacidad para relacionarse con los acontecimientos externos diarios.

¿Qué patologías pueden incrementar el riesgo de padecer un infarto de miocardio?

Existen varias enfermedades que pueden incrementar el riesgo de producir un infarto además de la hipertensión, diabetes e hipercolesteromia. Entre ellas se encuentran otras enfermedades endocrinológicas como el hipotiroisdimo, enfermedades autoinmunes, enfermedades infecciosas, hiperhomociesteinemia o incluso las caries dentales. En general, cualquier enfermedad que produzca una inflamación generalizada pude facilitar el que se desencadene un infarto de miocardio.

Los antecedentes familiares, ¿de qué manera pueden influir?

Los antecedentes familiares, pueden influir de muchas formas. En primer lugar se han detectado genes que se asocian a un mayor riesgo de infarto. Esto no quiere decir que vayan a tener un infarto de miocardio, sino que la presencia de ciertos genes multiplica el riesgo y es necesario que en ellos se sea especialmente cuidadoso con el control de los otros factores de riesgo. Por otra parte, existen factores hereditarios que facilitan la aparición de factores de riesgo como la hipercolesterolemia hipertensión o diabetes. Pero, posiblemente, el hecho más interesante, es que hay ciertos factores hereditarios, que hacen que la exposición a los factores de riesgo clásicos sean especialmente peligrosos. Por ejemplo, la presencia de un trastorno hereditario de la coagulación denominada el Factor V de Leiden presente entre el 5 y el 10% de población, aisladamente no incrementa el riesgo de infarto de miocardio, pero sí se asocia a consumo de tabaco o anticonceptivos incrementa el riesgo de desarrollar un infarto de miocardio en una mayor proporción que una persona sin este factor que fuma o consume anticonceptivos.

¿Cuál es la incidencia del infarto de miocardio (tanto a nivel nacional como internacional)?

Se calcula que en España habrá este año en torno a unos 100.000 casos de infarto agudo de miocardio. Constituye una de las principales causas de muerte en nuestro país, pero en comparación con otros países junto con Grecia, Francia y Japón tenemos una de las incidencias más bajas del mundo. Esto podría hacer pensar que no es relevante, sin embargo, en nuestro país constituye uno de los problemas sanitarios de primer orden. A nivel internacional su incidencia varia mucho de una región a otra.

¿Cuándo es más común que se produzca? ¿Aumenta el riesgo con la edad?

Su frecuencia aumenta con la edad, por lo tanto es un problema relacionado con el envejecimiento de la población

¿Es más frecuente en mujeres o en varones?

Actualmente, su frecuencia es mayor en varones que en mujeres, mientras que en los hombres su incidencia está estable e incluso disminuye, en mujeres en nuestro país continua en aumento.

¿Qué abordaje terapéutico existe hoy en día?

El abordaje terapéutico es múltiple, por una parte encaminado a la desobstrucción de las arterias con un flujo de sangre reducido y por otro encaminado a reducir la progresión de la enfermedad, reducir las complicaciones y evitar las recaídas

¿Cuál suele ser la respuesta al tratamiento?

En general, la respuesta al tratamiento es buena. Pero en esta enfermedad la rapidez de la actuación es fundamental, ya que cuanto más precozmente se restablezca el flujo de la arteria obstruida, las secuelas y las complicaciones van a ser menores.

¿Son frecuentes las recidivas de infarto de miocardio?

Desgraciadamente, las recidivas son frecuentes. En la mayoría de las ocasiones están relacionadas con abandonos de los tratamientos, falta de control de factores de riesgo o vuelta a los hábitos poco saludables

¿Qué seguimiento médico y cuidados requiere el paciente tras haber padecido un ataque al corazón?

Los cuidados van a variar dependiendo de la extensión de la enfermedad y la cantidad de tejido muscular cardiaco dañado. Pero lo que es indiscutible es que todos los pacientes deberán controlar los factores de riesgo coronario como tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes, sedentarismo y obesidad. Por lo tanto, la periodicidad de las revisiones deberá establecerse en gran medida dependiendo del control de los mismos y las secuelas.

¿Cómo puede verse afectada la calidad de vida de los pacientes tras un infarto?

Afortunadamente, la mayoría pacientes que sufren un infarto de miocardio, después del mismo se encuentran mejor que antes de sufrirlo. Esto es debido al control de las patologías asociadas y factores de riesgo. De todas formas, existe una proporción de pacientes (aproximadamente el 25% de los mismo), que después del infarto tienen síntomas de insuficiencia cardiaca, por haber perdido una cantidad importante del músculo cardiaco o angina de pecho. El grado de incapacidad es proporcional a la pérdida y a la extensión de la enfermedad.

¿Es posible su prevención?

Por su puesto. Se ha calculado que el 90% de los infartos se podrían prevenir si son controlados los factores de riesgo coronario citados anteriormente antes de que se produzca el infarto. El problema es que en muchas ocasiones solo se pone atención a ellos cuando ha sucedido ya el problema. En esta situación las posibilidades de éxito son menores.

En materia de investigación y abordaje terapéutico, ¿cuáles son los últimos avances? ¿Qué aspectos son los que más urgen?

Los últimos avances se centran en las terapias de repefusión de las arterias coronarias obstruidas, el tratamiento con antiagregantes plaquetarios potentes, que evitan la formación de trombos y la reducción de los niveles de colesterol con dieta y estatinas.

El problema que actualmente aún no está resuelto, es que la mayoría de los pacientes que fallecen con un infarto de miocardio, fallecen antes de acudir al hospital o pedir ayuda. Resulta imprescindible el enseñar a la población general a conocer los síntomas de alarma y el saber qué hacer en el caso de presenciar a alguna persona que sufre una parada cardiaca. Otro aspecto fundamental es la investigación sobre las medidas que puedan reducir las secuelas en aquellas personas que sufren una parada cardiaca. En resumen, se puede decir que hemos avanzado mucho en las últimas décadas, pero todavía queda un camino largo que recorrer.

Otro aspecto, en el que se lleva investigando durante muchos años y que todavía no se ha conseguido una efectividad que tenga un impacto clínico, es la terapia regenerativa con células madre, que nos permita regenerar el músculo cardiaco perdido. Pero se sigue investigando en este campo.

……….

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

A %d blogueros les gusta esto: