Día Mundial del Corazón. Dr. José Luís Merino

Dr. José Luís Merino, jefe se sección de Cardiología y responsable de la unidad robotizada de cateterismos del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Dr. José Luís Merino, jefe se sección de Cardiología y responsable de la unidad robotizada de cateterismos del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

«En la mayoría de las ocasiones no hay una causa clara que justifique por qué un paciente presenta arritmias»

«El sedentarismo y la obesidad afectan poco al desarrollo de arritmias, salvo por su relación con el desarrollo de otros problemas cardiovasculares como la hipertensión, que sí pueden llevar a desarrollar arritmias»

«El estrés es un excitante, dado que hace que el cuerpo produzca adrenalina. Como todos los excitantes puede favorecer el desencadenamiento de arritmias»

por HBakkali

…………….

Entrevista con el doctor José Luís Merino, jefe se sección de Cardiología y responsable de la unidad robotizada de cateterismos del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

……….

¿A qué nos referimos cuando hablamos de arritmia cardiaca?

“Arritmia” en realidad es un mal termino porque, en sentido estricto, significa ausencia (“a”) de ritmo (“ritmia”). Sin embargo, el significado correcto sería más la alteración del ritmo cardiaco, ya sea porque hay más latidos cardiacos de lo normal (taqui-arritmias o taquicardias) o menos (bradi-arritmias o bradicardias).

¿Cuál sería su clasificación?

Se clasificarían, básicamente, en arritmias por exceso de latidos o taquicardias y arritmias por defecto o bradicardias. A su vez, dentro de estos dos grandes grupos hay diferentes tipos como, por ejemplo, ocurre en las taquicardias, que se diferencian según donde se originen, ya sea en las aurículas (taquicardias supraventriculares) o en los ventrículos (taquicardias ventriculares), o por la frecuencia y regularidad cardiaca que conllevan, ya sea de tipo taquicardico o fibrilatorio. La arritmia más frecuente son los extrasístoles (latidos aislados anómalos de más que ocurren sobre un rimo normal), que prácticamente todo el mundo puede tener alguno a lo largo del día. Dejando a parte estos, la arritmia más frecuente es la fibrilación auricular.

¿Con qué sintomatología cursa?

Las arritmias pueden producir diferentes síntomas. Las taquicardias suelen sentirse como palpitaciones (sensación de latido cardiaco acelerado), dolor en el tórax, fatiga o mareos pero pueden llegar a producir sincopes (pérdida de consciencia) e incluso muerte súbita. Las bradicardias suelen cursar más con mareos y sincopes, pero pueden ser asintomáticas y también pueden llevar a la muerte súbita.

Factores genéticos, ¿qué relación tienen con la aparición de las arritmias?

En la mayoría de los pacientes no existe una relación genética clara aunque es conocido que los hijos de padres con algunos tipos de arritmias, como la fibrilación auricular, tienen un riesgo un poco más elevado (como una vez y media más) de presentarla que el resto de la población. Al mismo tiempo, se conoce que hay algunas familias que presentan formas hereditarias de arritmias, como la mencionada fibrilación auricular o el síndrome de QT largo, pero son muy raras.

¿Por qué un paciente puede presentar arritmias?

La contracción cardiaca es un fenómeno dirigido por cargas eléctricas y las arritmias se producen cuando hay anomalías en estas, ya sea porque no se genera o transmite adecuadamente el impulso eléctrico (bradicardias) o porque se generan demasiados (taquicardias) debido a diversos mecanismos que, para simplificar, explicaríamos como si saltaran focos o chispitas eléctricas de más o porque se establecen círculos viciosos o cortocircuitos sin fin en su transmisión.

En la mayoría de las ocasiones no hay una causa clara que justifique por qué un paciente presenta arritmias. Podríamos decir que es mala suerte. Sin embargo, hay factores que favorecen la aparición de éstas como son la hipertensión arterial, el hipertiroidismo y la vejez, en el caso de la fibrilación auricular, o el haber tenido un infarto de miocardio o otra enfermedad cardiaca grave, en el caso de las taquicardias ventriculares. Finalmente, algunos pacientes presentan anomalías hereditarias o congénitas que les llevan a tener arritmias, como los pacientes con vías accesorias o con síndrome de WPW.

¿En cuánto podemos estimar su prevalencia (a nivel nacional e internacional)?

La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente y la presenta entre el 1 y 2% de la población aunque en España incluso sea han barajado cifras de hasta el 4%.

Vida sedentaria y obesidad ¿cómo influyen?

El sedentarismo y la obesidad afectan poco al desarrollo de arritmias, salvo por su relación con el desarrollo de otros problemas cardiovasculares como la hipertensión, que si pueden llevar a desarrollar arritmias. Lo que sí se ha demostrado es un mayor riesgo de desarrollar arritmias, como la mencionada fibrilación auricular, en deportistas de alto nivel.

Consumir productos excitantes que contengan cafeína y teína, ¿cómo pueden afectar?

La cafeína y la teína son excitantes y todos los excitantes pueden favorecer que se desencadenen episodios de una arritmia que ya está presente previamente. Es decir, a dosis no tóxicas no van a causar arritmias por sí solas pero si favorecer, aunque solo débilmente, el que aparezcan episodios en un paciente que ya las presenta. Por esta razón, recomendamos su consumo con moderación a estos pacientes.

Y el tabaquismo, ¿cómo afecta?

La nicotina del tabaco es un excitante y se comporta en este sentido como la cafeína y teína pero su relación si cabe es aún más débil. Lo que sí puede llevar el tabaco es a desarrollar problemas cardiacos (infarto) o pulmonares (bronquitis crónica) que sí son responsables de arritmias.

¿Qué sustancias estimulantes pueden influir en el desarrollo de esta dolencia?

La más importante es el alcohol que, a diferencia de las anteriores, sí tiene una relación clara y más potente con las arritmias. Su consumo puede llevar al desarrollo de arritmias, fundamentalmente, fibrilación auricular, ya sea un episodio al poco de una ingesta de cierta entidad o de forma ya establecida en personas que tienen un consumo habitual. Otras sustancias serían drogas del tipo cocaína.

Hablemos de la relación con el estrés, ¿cómo afecta?

El estrés es un excitante, dado que hace que el cuerpo produzca adrenalina. Como todos los excitantes puede favorecer el desencadenamiento de arritmias en pacientes que ya las tienen previamente. Por si solo, no genera arritmias. En otros pacientes las arritmias se desencadenan mas en situaciones de reposo o en el reposo que sigue a un estrés (“la calma que sigue a la tempestad”).

¿Con qué pruebas diagnósticas contamos para el diagnóstico de arritmias?

El diagnóstico de las arritmias cardiacas básicamente se hace con el electrocardiograma. Sin embargo, como es necesario registrarlo cuando el paciente tiene la arritmia muchas veces hay que recurrir al Holter (registro de electrocardiograma en una grabadora portátil durante 24 horas) o a intentar provocarlas con un cateterismo de arritmias (estudio electrofisiológico).

¿A qué edad es más frecuente que se manifiesten?

La edad de manifestación de las arritmias depende un poco de su tipo. Así las arritmias supraventriculares por vía accesorias son más frecuentes en niños y jóvenes. Por el contrario, la fibrilación auricular es excepcional en niños y jóvenes y aumenta mucho su frecuencia a partir de los 65 años. Las bradicardias también son más frecuentes en personas mayores.

¿Es más común en mujeres o en varones?

También esto depende del tipo de arritmia. Así las arritmias supraventriculares tipo taquicardia intranodal es mucho más frecuente en mujeres (relación de 9 mujeres por cada varón) sin embargo en otras, como la fibrilación auricular, la proporción de hombres es ligeramente más alta.

¿Con qué tratamiento contamos actualmente?

Los tratamientos varían dependiendo si el problema es una bradicardia, en la que el defecto o bajo número de latidos cardiacos en general se deben corregir mediante el implante de un marcapasos que los genere, o si es una taquicardia, en las que básicamente hay 3 tratamientos: fármacos, ablación o implante de desfibriladores. Los fármacos suelen ser el tratamiento inicial y lo que tratan es de reducir el número de episodios de taquicardia pero no eliminan las arritmias como hacen los antibióticos con las infecciones. La ablación es un cateterismo, es decir se introduce un catéter por una vena o arteria de la pierna del paciente, se lleva hasta el corazón y allí se estudian su actividad eléctrica y lo que genera las arritmias. Una vez identificado el tejido culpable, se le trata de cauterizar mediante la aplicación de calor desde el catéter apoyando su punta sobre él. Finalmente, los desfibriladores son aparatos parecidos a los marcapasos que se implantan y vigilan de forma continua el ritmo cardiaco del paciente de forma que, si detectan una taquicardia muy rápida y peligrosa, suministran una descarga o choque eléctrico que la termina y evita la muerte del paciente. Se reservan para las arritmias más peligrosas y que no pueden ser eliminadas de forma definitiva con la ablación.

¿Qué pronóstico presentan los pacientes?

En general, el pronóstico de los pacientes con arritmias cardiacas, si éstas reciben el tratamiento adecuado, es bueno. Depende, sobre todo, del tipo de arritmia, así los pacientes con fibrilación auricular tiene un riesgo elevado de presentar embolias cerebrales si no son tratados adecuadamente. Otras arritmias pueden llevar a la muerte súbita y por eso deben tratarse con ablación o con desfibriladores.

¿Las arritmias pueden conllevar otros riesgos para la salud?

A parte de los riesgos mencionados someramente en la pregunta anterior quizás las dos complicaciones que yo resaltaría más por su frecuencia, repercusión sobre la calidad de vida del paciente y porque a menudo no se le presta la atención suficiente son la astenia o cansancio y la repercusión psicológica de las arritmias. Algunas arritmias como la fibrilación auricular pueden no producir apenas sintomatología salvo cansancio al que el paciente se va acostumbrando poco a poco hasta parecerle normal y solo es consciente hasta que punto este afectaba a su calidad de vida cuando se elimina la arritmia y se recupera un ritmo cardiaco normal. Al mismo tiempo, en otras ocasiones las arritmias producen sintomatología importante que el paciente tolera mal y que le llevan a limitarse en sus actividades habituales por el miedo de que éstas le puedan desencadenar un nuevo episodio o que éste pueda ocurrir en algún sitio con dificultades para recibir asistencia sanitaria adecuada.

¿Es posible la prevención?

Las arritmias en sí mismas no se pueden prevenir. Lo que sí se puede prevenir son las enfermedades que pueden llevar a ellas como son la hipertesión arterial o la cardiopatía isquémica.

En materia de investigación y abordaje terapéutico, ¿cuáles son los últimos avances? ¿Qué aspectos son los que más urgen?

El campo de las arritmias cardiacas es extremadamente tecnológico, dado que analiza aspectos eléctricos y mecánicos evaluables mediante técnicas de imagen. Además, la gran frecuencia y posible gravedad de las arritmias hace que cualquier nuevo avance tenga grandes implicaciones médicas y económicas, lo que lleva a que haya una gran actividad investigadora. Los últimos avances vienen de la mano de nuevos fármacos antiarritmicos, como la dronedarona y el vernakalant, y anticoagulantes, como la dabigatran, rivaroxaban y apixaban. Estos fármacos aportan ventajas y hacen más seguro y conveniente el tratamiento de estos pacientes. Por otro lado, la ablación con catéter cada vez cuenta con más medios tecnológicos, como son los navegadores robóticos que permiten manipular el catéter a distancia y llevarlo por otros medios, como el magnetismo, a sitios cardiacos a los que de otra forma sería muy difícil llegar. En este sentido el Hospital La Paz cuenta con un navegador magnético de ultima generación que es el único en el mundo. Finalmente, los desfibriladores también van mejorando sus aspectos tecnológicos.

Los aspectos de investigación que más urgen son aquellos relacionados con las arritmias más frecuentes como la fibrilación auricular, de la que todavía no sabemos exactamente cómo se produce y cuyo conocimiento puede llevar a mejorar los resultados de la ablación con vistas a curarla o desarrollar terapias para prevenirla. Por otro lado, la prevención de la muerte súbita, habitualmente como consecuencia de arritmias cardiacas y que representa un porcentaje en torno al 10% de todas las muertes, es otro aspecto de suma importancia.

……….

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

A %d blogueros les gusta esto: