Angina de pecho. Dra. Almudena Castro

Dra. Almudena Castro, cardióloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid

Dra. Almudena Castro, cardióloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid

La angina de pecho es el nombre con el que se conocen los síntomas secundarios a la isquemia (falta de irrigación sanguínea) en el músculo cardiaco. Se estima que su prevalencia, tanto en España como a nivel internacional, es del 4 al 7% de la población mayor de 45 años. Un estilo de vida más saludable, evitar el tabaco, llevar una dieta mediterránea y realizar ejercicio físico de manera regular, pueden ayudar a la prevención de esta alteración cardiaca.

Con motivo del Día Mundial del Corazón, que se conmemora el día 29 de septiembre, la doctora Almudena Castro, cardióloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid, nos contesta a las interrogantes más frecuentes sobre esta dolencia.

por HBakkali

¿A qué causas se debe la angina de pecho?

Se debe, la mayoría de las veces, a una obstrucción de las arterias coronarias
(arterias del corazón), otras veces ocurre porque las arterias se cierran (espasmo), y otras veces por causas secundarias a problemas no cardiacos.

¿Qué tipos existen? ¿Cuáles son los más frecuentes?

Podemos hablar de angina estable o angina de esfuerzo que se produce por una obstrucción fija dentro de la arteria coronaria y sólo cuando se somete al corazón a un esfuerzo. Esta obstrucción se produce por una placa de ateroma que va creciendo con el paso del tiempo. Dependiendo de la severidad de la obstrucción, el esfuerzo será mayor o menor para llegar a producir la angina. Es de buen pronóstico si se trata correctamente.

También hablamos de la angina inestable que se produce cuando una placa de ateroma de la pared arterial se rompe y da lugar a la formación de un trombo que obstruye la arteria. Es una situación clínica que se produce de forma aguda y tiene peor pronóstico que la angina estable. Requiere ingreso hospitalario.

Otro tipo es la angina vasoespástica que se produce porque las arterias se cierran súbitamente (vasoespasmo) de forma transitoria. Normalmente, es de buen pronóstico y suele desencadenarse.

¿Cuál es la incidencia de este trastorno cardiaco (a nivel nacional e internacional)?

Se estima que la prevalencia a nivel mundial y en nuestro país es del 4 al 7% de la población mayor de 45 años. En cuanto a la incidencia anual es del 2% de los varones de 45 a 89 años y del 1,9% en mujeres de la misma edad. La incidencia oscila desde el 0,7% en varones de 45 a 54 años hasta el 4,3% a los 85-89 años, y en mujeres, desde el 0,4 al 4,2%, respectivamente.

¿Cuáles son sus síntomas más frecuentes?

Dolor que se localiza normalmente en el centro del tórax o hemitórax izquierdo y se puede irradiar al brazo izquierdo, ambos brazos, muñecas, espalda o mandíbula; aunque a veces tiene una presentación “ atípica”. El dolor suele ser más bien una opresión o escozor y suele abarcar una amplia zona, no es habitual que la localización del dolor pueda señalarse a punta de dedo.
Otros síntomas a veces acompañantes pueden ser náusea, sudoración, frialdad, etc.

¿Por qué se produce? ¿Cuáles son las principales causas?

La mayoría de las veces se debe a una obstrucción de las arterias coronarias
(arterias del corazón). Otras veces ocurre porque las arterias se cierran (espasmo). También puede producirse por causas secundarias como la anemia, la hipertensión arterial severa, las arritmias, etc.

¿En qué medida afecta el estrés?

El estrés se considera un factor desencadenante, es decir que sobre una arteria ya enferma puede desencadenar crisis de angina.

El tabaquismo y el alcohol, ¿aumentan la posibilidad de sufrir una angina de pecho?

El tabaco es el factor de riesgo que más se asocia con la aparición de enfermedad coronaria. En cuanto a la angina de pecho el tabaco aumenta las crisis de angina y las posibilidades de que se produzcan episodios agudos: angina inestable. Al contrario, dejar de fumar se asocia a una mejoría de los síntomas anginosos independientemente del tratamiento médico. El alcohol no se relaciona directamente con la angina.

¿Qué pruebas existen para su diagnóstico?

La primera prueba que debe realizarse es una buena historia clínica ya que el diagnóstico de la angina se puede hacer con un buen interrogatorio al paciente; Realizar un electrocardiograma en el momento del dolor es la prueba diagnóstica por excelencia; Prueba de esfuerzo: se trata de someter al corazón a un esfuerzo para que desencadenar angina mientras que el paciente está monitorizado para ver las alteraciones en el electrocardiograma; TAC coronario: para ver las arterias coronarias; Coronariografía: se trata de hacer un cateterismo para ver las arterias coronarias.

¿A qué edad es más común que se produzca?

En mujeres: a partir de los 55 años y en hombres: a partir de los 45 años. En ambos sexos, la incidencia aumenta con la edad.

¿Es más frecuente en mujeres o en varones?

Es más frecuente en varones. A partir de la menopausia las cifras se igualan en ambos sexos.

¿Qué abordaje terapéutico existe hoy en día?

Fundamentalmente, el cambio del estilo de vida: dejar el tabaco; hacer ejercicio y tener una dieta mediterránea. El tratamiento médico es necesario porque ha demostrado excelentes resultados en el control de los síntomas y supervivencia. La revascularización: percutánea (angioplastia + stents) o quirúrgica ( “By-pass”) es una opción cuando el tratamiento médico falla o cuando la isquemia es severa.

¿Qué pronóstico presentan los pacientes?

El pronóstico de la angina estable es bueno. La angina inestable presenta peor pronóstico.

¿Es la angina de pecho una señal de alarma de otras futuras complicaciones coronarias de mayor gravedad?

No tiene porque serlo, muchas veces es el único síntoma de enfermedad coronaria y si se trata no tiene porque tener mala evolución. Otras veces, sobre todo cuando no se consulta por ella y no se trata, puede ser el preludio de otros episodios cardiovasculares: angina inestable, infarto de miocardio, muerte súbita.

¿Es posible la prevención de la angina de pecho?

Por supuesto. La prevención pasa por un estilo de vida adecuado: No fumar, hacer ejercicio de manera regular, dieta mediterránea y mantenernos con un peso adecuado. También es importante prestarle atención al ocio y al descanso.

En materia de investigación y abordaje terapéutico, ¿cuáles son los últimos avances? ¿Qué aspectos son los que más urgen?

Desafortunadamente, hay poca inversión por parte de los gobiernos en general en la investigación. Actualmente, los avances en la investigación cardiovascular se hace básicamente por laboratorios farmacéuticos o por grupos de investigación independientes. En cuanto a los avances, uno o dos fármacos relativamente nuevos que son eficaces y seguros para el tratamiento de la angina. En cuanto a investigación, mecanismos de regeneración celular pero queda mucho camino.

Los aspectos que más urgen, indudablemente la prevención, tanto primaria como secundaria, esto pasa fundamentalmente por la educación a la población: campañas que fomenten el ejercicio físico, la dieta sana y desaconsejen el consumo de tabaco.

No hay que olvidar que estos son medidas de salud pública y no deben prestarse a discusiones políticas ni mucho menos justificar el no realizarlas con argumentos que no competen a la promoción de la salud y el bienestar social.

……….

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

A %d blogueros les gusta esto: