15 de septiembre Día Europeo de la Salud Prostática. Cáncer de próstata. Dr. Luís Hidalgo Togores

Dr. Luís Hidalgo Togores Jefe de Sección de Urología del Hospital Universitario La Paz de Madrid

Dr. Luís Hidalgo Togores Jefe de Sección de Urología del Hospital Universitario La Paz de Madrid

Dr. Luís Hidalgo Togores: “Alrededor del 70-80 % de los hombres con cáncer de próstata localizado se cura”

«El cáncer de próstata (CaP) constituye actualmente la segunda causa más frecuente de mortalidad por cáncer en los varones»
«Cuando un familiar de primer grado padece un CaP, como mínimo se duplica el riesgo»
«A pesar de los avances en el tratamiento, sigue habiendo un riesgo importante de recidiva del cáncer de próstata después del tratamiento»
«Debe hacerse hincapié en el cribado para la detección precoz del CaP»

…………..

Con motivo del Día Europeo de la Salud Prostática que se conmemora el día 15 de septiembre de 2013, el Dr. Luís Hidalgo Togores, Jefe de Sección de Urología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, nos responde a las cuestiones más frecuentes sobre esta neoplasia. Nos aclara la relación que existe entre los niveles de testosterona y este tumor, cómo pueden influir los hábitos alimentarios en su desarrollo o cuáles son los logros conseguidos y los que quedan por conseguir en su abordaje terapéutico.

por HBakkali

Hoy en día, ¿cuál es el pronóstico del cáncer de próstata?

El cáncer de próstata (CaP) se considera uno de los problemas médicos más importantes a los que se enfrenta la población masculina. En Europa, el CaP es la neoplasia sólida más frecuente, con una incidencia de 214 casos por 1.000 varones, superando en número a los cánceres de pulmón y colorrectal. Además, el cáncer de próstata constituye actualmente la segunda causa más frecuente de mortalidad por cáncer en los varones. El CaP afecta a los varones ancianos con mayor frecuencia que a los jóvenes. Por consiguiente, supone un mayor problema de salud en los países desarrollados, ya que cuentan con una mayor proporción de varones ancianos. El CaP se diagnostica en tan solo el 15%-20% de los varones a lo largo de su vida, con un riesgo durante toda la vida de morir por su causa del 3%.

¿Qué factores pueden aumentar el riesgo de padecer esta neoplasia?

No se conocen bien los factores que determinan el riesgo de padecer un CaP clínico, si bien se han identificado algunos. Hay tres factores de riesgo conocidos de CaP: aumento de la edad, origen étnico y herencia. Otros datos indican que hay factores exógenos que influyen en el riesgo de progresión desde el denominado CaP latente al CaP clínico. Se ha expuesto que diversos factores, tales como el consumo de alimentos, el modelo de conducta sexual, el consumo de alcohol, la exposición a radiación ultravioleta y la exposición laboral, tienen importancia etiológica.

Padecer otras patologías de la próstata, ¿puede incrementar las posibilidades de desarrollar este cáncer?

La Neoplasia Intraepitelial Prostática (PIN) es una lesión benigna que se divide en bajo grado y alto grado. Muchos hombres desarrollan PIN de bajo grado siendo jóvenes y no necesariamente desarrollarán un cáncer de próstata. La importancia del PIN de bajo grado en relación con el cáncer de próstata aún no está clara. Pero con hallazgos de atipias o PIN de alto grado, el cáncer puede estar presente a la vez en alguna localización de la glándula prostática. En el PIN de alto grado, existe un 30 a 50% de probabilidad de encontrar un cáncer en una biopsia realizada más tarde.

Aquellos hombres que tengan antecedentes familiares con cáncer de próstata, ¿tienen más riesgo de desarrollar este tumor?

Cuando un familiar de primer grado padece un CaP, como mínimo se duplica el riesgo. Cuando dos o más familiares de primer grado se encuentran afectados, el riesgo aumenta entre 5 y 11 veces. Una pequeña subpoblación de pacientes con CaP (aproximadamente el 9%) presenta un auténtico CaP hereditario. Este se define como tres o más familiares afectados o al menos dos familiares con enfermedad de comienzo precoz, es decir, antes de los 55 años. Los pacientes con CaP hereditario suelen tener un comienzo 6-7 años antes que los casos espontáneos, pero no difieren en otros sentidos.

Testosterona y cáncer de próstata, ¿qué relación existe?

En los últimos 65 años, ha sido un axioma considerar que los niveles más elevados de testosterona producían un aumento del crecimiento del CaP y que el tratamiento sustitutivo con testosterona conlleva el riesgo de convertir un CaP oculto en un CaP clínico, aunque actualmente no existe un estudio controlado, grande y con un seguimiento prolongado del efecto de la testosterona en el riesgo de CaP, por lo cual es un tema aún controvertido

¿Cuál es el estadio clínico en el que suele diagnosticarse este tumor?

El estadio clínico T1c (tumor identificado en una biopsia por punción) representa actualmente el 40 %-50 % de los casos nuevos de CaP. La incidencia de CaP pequeño, localizado y bien diferenciado es cada vez mayor, principalmente como consecuencia del cribado mediante PSA y los esquemas ‘multicilindro’ de biopsia de próstata.

En cuanto a medidas de diagnóstico precoz, ¿con qué métodos se cuenta hoy en día?

Los principales instrumentos diagnósticos para obtener indicios de CaP son el tacto rectal, la concentración sérica de PSA y la ecografía transrectal. El diagnóstico definitivo se basa en la presencia de adenocarcinoma en muestras de biopsia de próstata o piezas quirúrgicas. El examen histopatológico también permite la gradación y determinación de la extensión del tumor. Hoy en día, se cuenta con un nuevo marcador llamado PCA3, se mide en el sedimento de orina obtenido después de un masaje prostático. Las principales ventajas del PCA3 sobre el PSA son su sensibilidad y especificidad algo mayores.

Y en lo relativo al abordaje terapéutico, ¿cuáles son los tratamientos más habituales?

Las decisiones relativas al tratamiento van a depender del estadio clínico y grupo de riesgo de CaP y deben basarse en guías clínicas nacionales y europeas e incluyen: prostatectomia radical abierta o laparoscópica con o sin preservación nerviosa, braquiterapia en dosis bajas permanentes, radioterapia externa, vigilancia activa, hormonoterapia, entre otros.

Pronóstico del cáncer de próstata, ¿en cuánto se estima la tasa de curación de este tumor?

Por lo general, el pronóstico es excelente. Alrededor del 70-80 % de los hombres con cáncer de próstata localizado se cura. El cáncer de próstata rara vez se cura cuando ya está diseminado, pero muchos hombres sobreviven años o incluso décadas después del diagnóstico. De hecho, muchos más hombres mueren por otras causas mientras tienen cáncer de próstata que como consecuencia del cáncer.

Cuando hablamos de cáncer de próstata metastático, ¿a qué nos referimos? ¿Es frecuente?

El cáncer prostático puede estar localizado en la próstata, avanzado localmente (enfermedad diseminada, pero no a sitios distantes), o puede ocurrir una extensión a distancia (metástasis). Aproximadamente, un 15-20% de los pacientes con cáncer de próstata se presentan en el momento del diagnóstico en fase avanzada.

¿En qué medida es posible el control de un cáncer de próstata metastásico?

Los objetivos del tratamiento en los hombres con cáncer de próstata diseminado incluyen la prolongación de la supervivencia, la prevención o demora de los síntomas debidos a la evolución de la enfermedad, la mejoría de la calidad de vida y la reducción de la morbilidad relacionada con el tratamiento, no la curación. En pacientes con cáncer de próstata diseminado sintomático, se recomienda tratamiento hormonal y en los asintomáticos la hormonoterapia puede ofrecerse de forma inmediata o diferida (a la aparición de síntomas). Este tratamiento mejora significativamente la supervivencia de estos pacientes.

Una vez curada la enfermedad, ¿a qué cuidados debe someterse el paciente? ¿Qué controles médicos son los más habituales?

Los procedimientos indicados en las visitas de seguimiento varían en función de la situación clínica. La concentración de PSA y el tacto rectal son las únicas pruebas que hay que realizar sistemáticamente para detectar la progresión del CaP o enfermedad residual.

En pacientes que han tenido cáncer de próstata, ¿son frecuentes las recaídas?

A pesar de los avances en el tratamiento, sigue habiendo un riesgo importante de recidiva del cáncer de próstata después del tratamiento. Entre el 27% y el 53% de todos los pacientes que se someten a radioterapia o PR presentara recidivas locales o a distancia en los 10 años siguientes al tratamiento inicial y el 16-35 % recibirá un tratamiento de segunda línea en los 5 años siguientes al tratamiento inicial.

Prevención del cáncer de próstata, ¿qué aspectos se deben tener en cuenta?

Los tres factores de riego principales (edad, raza y herencia) no son modificables. Con lo cual debe hacerse hincapié en el cribado para la detección precoz del CaP.

Se habla de que la dieta mediterránea ayuda a la prevención de este cáncer, ¿qué hay de cierto en ello?

Entre los factores alimentarios/nutricionales que podrían influir en la aparición del CaP figuran aporte calórico total, grasa de origen alimentario, carne cocinada, micronutrientes y vitaminas (carotenoides, retinoides, vitaminas C, D y E), consumo de frutas y verduras, minerales (calcio, selenio) y fitoestrogenos (isoflavonoides, flavonoides, lignanos). La cuestión fundamental es si existen datos suficientes para recomendar modificaciones del modo de vida (menor consumo de grasas animales y mayor consumo de frutas, cereales y verduras) con el fin de reducir el riesgo. Hay ciertos datos que si respaldan este tipo de recomendación.

¿Cómo afecta el cáncer de próstata a la salud sexual del varón?

En las etapas iniciales, el cáncer de próstata rara vez da síntomas. De hecho, la mayoría de los hombres que han sido diagnosticados con cáncer de próstata no tienen síntomas. Lo que pudiera afectar la salud sexual son los tratamientos del mismo.

¿Cómo afectarían los tratamiento?

La prostatectomía radical, y demás tratamientos (radioterapia y hormonoterapia) tienen efectos sobre la función sexual, sin embargo la mejora en las técnicas (preservación nerviosa y braquiterapia) han mejorado notablemente en los últimos años los resultados funcionales de los pacientes tanto de continencia urinaria como función sexual.

En lo referente al abordaje terapéutico de la enfermedad, ¿qué se ha conseguido y qué avances quedan por conseguir?

Los procedimientos curativos primarios, como la prostatectomia radical y la radioterapia, son opciones terapéuticas consolidadas en el tratamiento del CaP localizado. Los avances técnicos en la cirugía con la laparoscopia y la robótica han mejorado la eficacia terapéutica, mejorando los resultados funcionales (continencia y función sexual) manteniendo los mismos resultados oncológicos a largo plazo de la tradicional cirugía abierta, mientras que las mejoras de la radioterapia han reducido la morbilidad y la toxicidad asociadas al tratamiento. Aparte de la prostatectomia radical, la radioterapia externa y la braquiterapia, la ablación crioquirurgica de la próstata y los ultrasonidos focalizados de alta intensidad se han convertido en opciones terapéuticas alternativas para los pacientes con CaP clínicamente localizado.

…….

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

A %d blogueros les gusta esto: