15 de septiembre Día Europeo de la Salud Prostática. Entrevista al Dr. Juan Arocena García Tapia

Dr. Juan Arocena García Tapia, Jefe del Servicio de Urología de Xanit Hospital Internacional

Dr. Juan Arocena García Tapia, Jefe del Servicio de Urología de Xanit Hospital Internacional

Prostatitis, hiperplasia benigna y cáncer, son las patologías de la próstata que más frecuentemente pueden desarrollar los hombres, sobre todo, a partir de los 50 años. Sin embargo, algunas de estas dolencias pueden manifestarse a edades más tempranas. Se trata de enfermedades que pueden afectar a la calidad de vida de los varones e incidir muy especialmente en su esfera sexual.

Con motivo del Día Europeo de la Salud Prostática, que se conmemora el día 15 de septiembre, el Dr. Juan Arocena García Tapia, Jefe del Servicio de Urología de Xanit Hospital Internacional, nos resuelve cuestiones como cuáles son las manifestaciones clínicas más comunes de la próstata, qué tratamientos requieren y cuáles son las posibilidades con las que se cuenta hoy en día para su prevención y diagnóstico temprano.

por HBakkali

…….

¿Qué es la próstata? ¿Cuál es la principal función de esta glándula?

La próstata es una glándula que contribuye a la capacidad reproductora del varón. Esta glándula secreta varias sustancias del semen que permiten a los espermatozoides realizar su función.

¿Por qué aumenta el tamaño de la próstata con los años?

La próstata crece por el estímulo de las hormonas sexuales masculinas a lo largo de toda la vida.

¿En cuánto se estima la prevalencia de patologías en esta glándula (tanto benignas como malignas)?

Si hablamos de las patologías benignas, solo el crecimiento de la próstata excesivo se estima en un 40% de los varones a los 50 años y en un 90 % a los 90 años. El carcinoma de próstata supone el 15% de los carcinomas en el varón en países desarrollados.

¿Cuáles son las principales enfermedades de la próstata?

La más frecuente es la hiperplasia benigna. Con mucha frecuencia suelen aparecer también casos de prostatitis agudas y crónicas, y el carcinoma de próstata.

¿A qué edad es más común que se manifiesten estas dolencias?

Pueden comenzar a partir de los 40 años, aunque son más comunes a partir de los 50 años. Aumenta con la edad y pueden llegar a afectar al 90 % de los hombres mayores de 90 años.

¿Qué es la prostatitis?

La prostatitis es una inflamación de la glándula prostática. Puede ser infecciosa o no. Existen varios tipos y varias clasificaciones.

¿Con qué síntomas se manifiesta?

Varía según el tipo. Existe la aguda (tipo1) que se caracteriza porque cursa con fiebre alta, escalofríos y dificultad o molestias para miccionar. La crónica bacteriana (tipo 2) también produce molestias y provoca una infección de más de tres meses. Por último, existe un tercer tipo en el que no se detectan bacterias pero si células inflamatorias.

¿A qué edad es más común su diagnóstico?

A partir de los 40 años. Sin embargo, existe una patología denominada prostatodinia que consiste en molestias crónicas, intermitentes en la zona perineal, y que es típica en pacientes jóvenes.

¿Qué abordaje terapéutico requiere?

Si es bacteriana, el fundamento principal son los antibióticos y debido a que llegan difícilmente a la próstata en muchos casos son administrados en régimen hospitalario y en otros con pautas de hasta 3-4 meses por vía oral.

¿Qué complicaciones pueden derivarse del tratamiento?

Las propias de la ingesta de antibióticos y antiinflamatorios: diarreas, cansancio, molestias gástricas, etc. Estos efectos secundarios deberán ser vigilados y valorados en cada caso.

¿Cómo puede afectar la prostatitis a la vida sexual del varón?

Afecta de manera considerable, teniendo en cuenta el dolor que produce durante las relaciones sexuales.

¿En qué consiste la hiperplasia benigna de próstata?

Es un crecimiento de las glándulas de la próstata y se debe al estímulo hormonal de los andrógenos.

¿Con qué síntomas se manifiesta?

Produce dificultad a la hora de orinar y necesidad de miccionar con mayor frecuencia. La micción dura mucho tiempo y el chorro es más débil. La hiperplasia benigna de próstata también puede provocar retención de orina, infecciones, litiasis, etc.

¿A qué edad es más común su diagnóstico?

A partir de los 45 años.

¿Qué abordaje terapéutico requiere?

Si tiene pocos síntomas se puede vigilar, pero si los síntomas son moderados o severos existen tratamientos con diversos tipos de medicamentos. Si no fuera suficiente el tratamiento, se puede optar por la cirugía.

¿Qué complicaciones pueden derivarse del tratamiento?

Depende del mismo tratamiento. Las opciones terapéuticas son amplias, aunque de forma general los fármacos y la cirugía pueden producir eyaculación retrógrada. Lo que más preocupa a un paciente cuando se va a operar es la posibilidad de perder la capacidad sexual o las pérdida de orina, que llegan a ser excepcionales en técnicas como la vaporización láser.

¿Cómo puede afectar la hiperplasia benigna de próstata a la vida sexual del varón?

Se sabe por muchos estudios que ambas esferas están relacionadas.

Para la prevención de prostatitis e hiperplasia benigna de próstata, ¿qué claves se deben tener en cuenta?

Para las infecciones se recomienda beber mucha agua y no estar expuesto al frío y humedad. También es aconsejable acudir periódicamente al urólogo para revisar la próstata.

Cuando hablamos de prostatitis e hiperplasia benigna de próstata, ¿qué métodos existen hoy día para su diagnóstico precoz?

Principalmente la historia clínica, la exploración física, la analítica, la ecografía, la flujometría y en algunos casos la cistoscopia o uretrografía.

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

A %d blogueros les gusta esto: