Hepatitis C. Dr. Javier García Samaniego

Dr. Javier García-Samaniego, hepatólogo del Hospital Carlos III de Madrid

Dr. Javier García-Samaniego, hepatólogo del Hospital Carlos III de Madrid

Dr. Javier García-Samaniego: “La Hepatitis C es una enfermedad infradiagnosticada”

«La Hepatitis C produce pocos síntomas, incluso en sus formas agudas»

«Las relaciones sexuales durante la menstruación aumentan el riesgo de transmisión de la Hepatitis C (VHC)» 

«El sexo anal sin protección puede incrementar el riesgo de transmisión de la infección por el VHC» 

«El VHC ha superado ya al VIH en términos de mortalidad por enfermedad infecciosa en España»

«La Hepatitis C es la primera causa de Hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado y también de trasplante hepático en el mundo occidental»

La Hepatitis C supone un problema de salud pública de primer orden. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se cifran en 180 millones las personas infectadas por este virus en todo el mundo. Sobre sus vías de transmisión más frecuentes, su pronóstico y su incidencia en la calidad de vida de los pacientes, nos responde el Dr. Javier García-Samaniego, hepatólogo del Hospital Carlos III de Madrid.

¿Cuáles son las principales afecciones que pueden dañar el hígado? 

Son muchas las causas de enfermedad hepática. En nuestro medio, las más importantes son el alcohol, los virus de Hepatitis B y C, y la enfermedad hepática por depósito de grasa, consecuencia de alteraciones metabólicas como la diabetes, obesidad, dislipemia, etc.

¿Qué es la Hepatitis C (VHC)?

Es una inflamación del hígado producida por el virus del mismo nombre. La Hepatitis C representa un problema muy importante de salud pública, las estimaciones de la OMS cifran en 180 millones el número de personas infectadas en el mundo y solo en nuestro país hay entre 500.000 y 800.000 personas con Hepatitis C, muchas de las cuales lo desconocen. El VHC ha superado ya al VIH en términos de mortalidad por enfermedad infecciosa en España.

¿Cómo se manifiesta este virus? ¿Cuáles son sus principales síntomas?

La Hepatitis C produce pocos síntomas, incluso en sus formas agudas. La ictericia es poco frecuente y, por esa razón, la mayoría de las Hepatitis agudas pasan desapercibidas. Por otro lado, la mayor parte de los enfermos con Hepatitis crónica C tienen pocos o ningún síntoma, y la mayoría son inespecíficos: cansancio, molestia en el cuadrante superior derecho del abdomen, etc. Los pacientes con enfermedad avanzada (cirrosis) suelen quejarse más frecuentemente de cansancio crónico y pueden presentar síntomas y signos de descompensación de la enfermedad hepática crónica.

¿Se trata de una enfermedad crónica?

El virus de la Hepatitis C puede producir Hepatitis aguda y crónica. La evolución a la cronicidad es la regla porque más del 70% de las personas que se exponen al VHC desarrollan una infección crónica. El resto consigue resolver la infección espontáneamente.

¿Cuáles son las vías de transmisión más comunes?

El VHC se transmite, fundamentalmente, por vía parenteral, es decir por exposición a sangre contaminada con el virus. La transmisión sexual es mucho menos eficaz, si bien se han descrito brotes de Hepatitis aguda C entre varones homosexuales. La transmisión vertical (de la madre al bebé) es igualmente poco frecuente, inferior al 5%.

¿Qué prácticas sexuales pueden conllevar mayor riesgo de transmisión?

El sexo anal sin protección puede incrementar el riesgo de transmisión de la infección por el VHC. También se ha señalado que las relaciones sexuales durante la menstruación (la sangre es el principal vehículo para la transmisión del virus) aumentan el riesgo de Hepatitis C.

¿Qué grupos poblacionales pueden presentar mayor riesgo de padecer este virus?

Los usuarios de drogas por vía intravenosa, los receptores de transfusiones antes de 1990 (y ello incluye a los pacientes hemofílicos) y, probablemente, los individuos sexualmente promiscuos, particularmente los varones homosexuales en los que se está observando un incremento de la incidencia de la enfermedad.

Para grupos poblacionales que puedan estar en riesgo, ¿con qué frecuencia deberían realizarse controles?

Recientemente, se ha sugerido que todos los individuos por encima de los 50 años deberían ser subsidiarios de cribado por estar en riesgo de haber sufrido una exposición parenteral inaparente en el pasado (cirugía menor, odontología, tatuajes, inyecciones, etc). Los enfermos seronegativos con prácticas de riesgo parenteral requieren controles periódicos. En parejas heterosexuales monógamas no se recomiendan medidas especiales de protección ni vigilancia.

Una vez diagnosticada la enfermedad, ¿cuáles deben ser los principales cuidados que debe tener el paciente en su día a día?

La mayoría de los enfermos con Hepatitis C llevan una vida normal. No obstante, todos los pacientes deben contactar con un servicio hospitalario de Hepatología a través de su médico de familia para que se lleve a cabo una evaluación experta del estadio de la enfermedad, se establezca la indicación de tratamiento en cada caso y se efectúen recomendaciones sobre hábitos de vida (moderar/restringir el consumo de alcohol, vacunación frente a los virus de Hepatitis A y B, etc)

¿En qué fases se suele diagnosticar la Hepatitis C? ¿Su aparición siempre es tardía?

Es variable, pero en los últimos años se están diagnosticando los pacientes más precozmente, por una mayor concienciación tanto de médicos como de pacientes de cribado en poblaciones de riesgo. En cualquier caso, la Hepatitis C es una enfermedad infradiagnosticada.

¿Cuál es el abordaje terapéutico? ¿Cuánto tiempo debe estar el paciente bajo tratamiento?

La Hepatitis C es una enfermedad curable y esta es una afirmación muy importante porque se trata probablemente del único caso de infección viral crónica erradicable en la especie humana. Es muy complicado hablar del tratamiento en unas pocas líneas. El abordaje y duración dependen de factores del virus (básicamente el genotipo del VHC), pero también del huésped. Los tratamientos actuales se administran por periodos de entre seis meses y un año.

¿Cuáles son los principales efectos adversos del tratamiento?

Los tratamientos de la Hepatitis C se basan en la combinación de interferón pegilado con ribavirina para los pacientes con los genotipos 2, 3, 4, 5 y 6 del VHC, y de esos dos medicamentos con telaprevir o boceprevir (los primeros antivirales directos aprobados para la Hepatitis C) para los pacientes con genotipo 1. Todos estos medicamentos producen, como es lógico, efectos adversos, entre los que sobresalen los hematológicos (fundamentalmente, la anemia), cutáneos, seudogripales y psiquiátricos (depresión).

¿En qué medida los pacientes responden positivamente?

Las nuevas terapias triples de tratamiento de la Hepatitis C de genotipo 1, han incrementado significativa y espectacularmente la tasa de curación en estos enfermos (30 puntos o un 50%, pasando del 40-45% con la combinación doble de interferón pegilado y ribavirina hasta el 70-75% con pautas triples que incorporan esos dos fármacos más boceprevir o telaprevir. Para los genotipos 2 y 3 la tasa de curación con interferón y ribavirina es del 85-90% y 75%, respectivamente.

¿Qué pronóstico presenta la Hepatitis C actualmente?

La Hepatitis C es la primera causa de Hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado y también de trasplante hepático en el mundo occidental. Como el pico máximo de la incidencia de la enfermedad tuvo lugar en los años 80-90, en esta y la siguiente década vamos a asistir a un importante aumento de la morbilidad y mortalidad por Hepatitis crónica C en nuestro medio.

¿Qué otras enfermedades pueden empeorar el pronóstico de la Hepatitis C (dificultar la respuesta al tratamiento, acelerar la enfermedad…)?

La coinfección con el virus de SIDA (VIH) y/o con otros virus de Hepatitis (VHB) aceleran la historia natural de la enfermedad y comportan un peor pronóstico. Otras enfermedades que producen inmunodeficiencia –además de la infección por VIH- también se han relacionado con un peor pronóstico.

¿De qué manera puede afectar la Hepatitis C a la calidad de vida del paciente?

Aunque ya se ha mencionado que la Hepatitis C produce pocos síntomas, la mayoría de los estudios publicados en esta población de pacientes reflejan una disminución de la calidad de vida en comparación con la de la población general.

Una vez curado el paciente, ¿es común la recidiva?

Una vez establecidos los criterios de curación (ausencia de replicación del virus 6 meses después de finalizado el tratamiento) la recaída es excepcional.

¿Existe alguna vacuna para la prevención de la Hepatitis C?

No, no se dispone en la actualidad de vacuna.

¿Cuál es la manera más eficaz de prevenir la Hepatitis C?

Desde el descubrimiento del VHC, el riesgo de transmisión por transmisión de hemoderivados es prácticamente 0 por el cribado sistemático de los donantes en los bancos y ello ha hecho disminuir significativamente la incidencia de la enfermedad, al igual que la disminución de la drogadicción iv. En la actualidad, la generalización de las medidas universales de protección en el ámbito sanitario (agujas y jeringas de un solo uso, utilización de guantes, etc, etc), el no compartir material de venopunción por los usuarios de drogas y el sexo seguro disminuyen el riesgo de transmisión de virus como el VHC, el VHB o el VIH.

Acceder a todas mis publicaciones sobre salud

Anuncios

Acerca de HBakkali

My name is Houda, I'm a multimedia designer and digital journalist based on Barcelona. This is my personal blog about communication and health.
A %d blogueros les gusta esto: